Fresy cool, de Antonio J. Rodríguez

"Pussylámeme"

Estableció Borges que el barroco era aquel estilo que lindaba con su propia caricatura, lo cual suponía, para Borges, darle una oportunidad al barroco, una antesala donde salvarlo y salvar, de paso, su propia obra.

En España, por ceñirnos a la mejor literatura del mundo, se me ha ocurrido -así sin más- que hay dos tipos mayúsculos de literatura, dos cauces providenciales y portentosos. Uno tiene que ver con Góngora y el otro con lo que Machado dejó dicho acerca de Góngora: “El gongorismo es una estupidez“. Porque para Antonio Machado el barroco, sentido lato, se opone al pueblo, que es vida y palabra clara. Y ahí tenemos los dos esfuerzos convocados.

De Góngora nos queda esa proteica infección del verso con referencias grecolatinas y palabros displicentes; y eso mismo encontraremos con alevosía o ambrosía en cada siglo de nuestras letras mundialmente mindundis: un barroco, o dos, un Benet, o dos, un Espinosa, o Miguel. Estos escritores practican la literatura de la cultura o, como mucho (o poco), de la civilización. Si escenifican un perro que corre por la calle no les interesa el perro ni la calle; les interera la zoología y el urbanismo, las sombras científicas de las cosas.

Así el percal, enfrentando a Góngora (cultura) con Lope de Vega (vida), a Baroja (vida) con Unamuno (cultura) o a Benet (cultura) con Juan Iturralde (vida) llegamos a nuestros días de ahorita, en los que la postmodernidad se contempla como huida de lo español y traída de vientos nuevos cuando, en puridad, no es otra cosa que gongorismo televisivo.

Antonio J. Rodríguez se alista justo ahí -sí, con Góngora; sí, contra Machado- en esta su primera novela, obra en la que evidencia lo poco que le interesa la vida en comparación con todo lo que le interesa la cultura.

Por edad y tiempo, esa cultura (o civilización, ya dije) no puede ser otra en JRodríguez que la cultura norteamericana y los modos de consumo actualísimos, también norteamericanos. Polifemo es Pleonasmo Chief (el prota de Fresy) en la medida en la que en las obras que comandan estos personajes no se nos dice nada verídico sobre la realidad desde la que fueron escritas, y sí sobre la necesidad de su autor de vivir en mundos representacionales y un tanto acristalados. El Madrid de JRodríguez no transmuta en Madrizentro porque se apueste todo a una recreación (una visión) personal de la ciudad de Madrid, sino porque Madrid no está a la altura de Pleonasmo Chief, esto es, la realidad no justifica nunca una frase de 27 renglones. La realidad -la frase- es corta.

Así, nos encontramos un Madrid de lavanderías que no existen, y de bajar a cenar al “diner“: ¿?; de Complvtvm por Complutense y de numerosos personajes cuyo nombre nunca será Pedro, sino siempre algo con más consonantes que vocales, y una hache en medio -Lola lunescente aparte-. Esta gentrificación de significantes -que empieza con el mismo título de la novela- busca mejorar la realidad fatal y factual de la que parte todo relato, solapar una vida cruelmente ordinaria con una nominalidad glamourosa hasta extremos pirotécnicos, siendo este desplazamiento de los mapas de la existencia el mensaje único de Fresy cool, que podemos entrever, ese mensaje, como el desencanto con el propio tiempo y como el alzado (cool) de una Arcadia generacional de clase-media sobreculturizada.

Fresy cool, en estas perspectivas, se ha de entender como la codificación radical de un avatar postadolescente que se beneficia de la ficcionalidad para escapar de los designios de lo real y lindar con su propia emancipación. En esa redecoración de la propia identidad, o autobiografía mítica, encuentro yo el meollo de esta interesante, excesiva, estilosa, monstruosa, vanidosa, ingeniosa y no poco irritante primera novela.

Esta entrada fue publicada en Narrativa 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

41 respuestas a Fresy cool, de Antonio J. Rodríguez

  1. Moncho Niebla dijo:

    ¿Así esa redecoración/autobiografía mítica es lícita entendida de ese modo que propones? Pues mal vamos. No sé si lo haces desde la justificación condescendiente, pregunto sin sarcasmo de ninguna clase. Quién no ha escrito una primera novela sobre la propia creación de una novela, magnificando la mierda a golpe de pulsión pueril, creando esa Disneylandia autocomplaciente a la que llamar “oxígeno literario” en caso de que nos acorralen. Y lo de sentirse muy viejo y muy erudito por saberse leído, y formar en torno a esas lecturas un universo de prestado que trufamos con sentencias que creemos incisivas y de forma ágil. El delirio del novel, que rara vez posee la capacidad autocrítica para descartar una mierda de trabajo, le puede el orgullo personal sobre la realidad del trabajo. La vieja historia, ya sabes. Falta humildad, escribiendo y frente a los medios, aunque esto segundo es opcional.

    Imagino que por alguna causa de tipo contractual le acaricias el lomo al libro, eso puedo entenderlo, porque no se juega con la comida. Pero lo del chico éste es un chicle que lleva masticando un tiempo, lo escupe y ahora lo venden como algo meritorio y fruto de un gran esfuerzo. La durabilidad del sabor del dichoso chicle viene determinada por el aire que le dé al chico; ahora es un fosterwallaceo mal digerido, luego vendrá una novela pulp en un escenario metafísico… Ya sé que no es justo criticar al autor en lugar de a la obra, pero un buen porcentaje de este país se va a comer al chaval, porque lo suyo no tiene entidad. Claro que tenía en su blog una cita de Porta (otro genio de la fritanga referencial) con la que se definía muy bien. A él y otros. Porque El Lectoespectador es de un Ken Russell que jo… Universos propios, convicción, y no tanta emulación fallida y deconstrucción risible hecha desde la inconsciencia. ¿O es exceso de autoconsciencia? A menudo lo confundo.

    Que se puede hacer literatura de ideas, literatura libre, sin desatender la inteligibilidad y faceta lúdica, conjugarlas a ambas. Y se puede prescindir de pantagruelismos innecesarios y guiños y homenajes. Creo que fuiste tú mismo quien dijo que un editor debe saber venderte, que de la literatura ya se ocupa el escritor. Concordaría si no fuera porque quizás es la falta de editores con sensibilidad artística y criterio bien formado la que ha hecho de las artes esto de ahora, que oro parece ero democracia de oportunidades no es.

    Y luego ves a Ray Loriga, tan burdo, tan mediocre, y sin embargo tan bien colocadito… Vivaspaña.

    PD: No soy escritor. Lo era, y mediocre, pero no por falta de talento sino por falta de emplearme en ello, de trabajar. Esto no es un quejido ni un trolleo, sólo uno de tantos comentarios -dentro de cierta línea- que imagino llegarán aquí y a otros lugares donde se comente “Fresy Cool Sh*t”, algunos más respetuosos que otros. El mío sólo reclama un poco de sensatez y, volviendo al inicio de mi comentario, que se dejen de justificar bromas como ésta, de sabor finito y endogámico. Pero esto se lo dejo a Patrulla de Salvación.

  2. Morlock71 dijo:

    Una puta mierda, vamos.

  3. Ana dijo:

    Os chupáis la polla corporativista con fruición y alevosía.

  4. jonan dijo:

    Sin haber leido esta novela ni putas ganas de hacerlo, a mi me recuerda al personaje de Mikel… perdón, de Michael, de “Vaya semanita”, que es un menda que ha estado tres meses en Londres y luego suspira porque su pueblo sea como Camdem…
    O sea, una puta mierda, como dice Morlock71

  5. [editado by Inc.] Juan, mucho blablablablablablablablabla es lo que veo yo aquí.

  6. A mí personalmente, me gusta Ray Loriga. Creo que, en su caso, el encasillamiento como escritor maldito o cool o como lo prefiráis llamar ha podido incluso perjudicarle más que beneficiarle, porque detrás de eso hay un gran escritor. Es fácil constatarlo.

    • Moncho Niebla dijo:

      Personalmente me gusta = Detrás de eso hay un gran escritor. Una elección de forma muy delatora.

      ¿Un gran escritor? Ése es un debate que podría saldarse fácilmente poniendo la vista sobre los pobres y escasos recursos que ha demostrado poseer, pero éste no es lugar para ello; es curioso, porque de los adjetivos que emplea Lector para cerrar el artículo, ninguno serviría para referirse a Loriga. Y señalándolo tampoco me posturo a favor de “Fresy Cool Sh*t” ni de su, a mi gusto, irritante dejadez, que no justifica la juventud del autor. Si te vas a poner barroco mima la forma, ¿no? De lo contrario esto lleva a veces a hacerse uno pupa en la comprensión, sin ser corto de entendederas. Es sólo una forma de clarificar el mensaje -de haberlo- y con ello demostrar que uno cree en lo que dice y quiere asegurarse de que sea recibido. Es una noción muy elemental, cierto, pero que a día de hoy comentas y cosecha el silencio o el extrañamiento, noción que se está perdiendo en pos de una liberación con estética de motín. Estilo Celda 211.

      En mala hora y lugar menté a Loriga.

  7. [editado by Inc.]En el famoso sketch de Martes y Trece en el que Lauren Postigo entrevista a Paca de Carmona (gloria de España) hay un momento en el que la tonadillera le dice a Lauren: Pero tú qué quieres Lauren, ¿hundirme o sacarme a relucir? A mí tampoco me ha quedado lo suficientemente claro. Entiendo que también es lógico si tenemos en cuenta que, toda obra, suele tener cosas buenas y cosas malas y que, por tanto, tal vez no debiera resultarnos extraño a estas alturas que cualquier reseña oscile entre esos dos polos. La cuestión es que, a lo largo de la lectura de toda la reseña, he tenido la impresión de que se nos daba una de cal y otra de arena. Y entonces, ¿cómo salir de dudas? Por descontado, leyendo el libro. Con respecto al tema del corporativismo al que alude uno de los posteadores entiendo que, en Mondadori, después de que X hiciera una reseña negativa del libro de un tal X, queda abierta la veda y que, quizá, la causa de que esta reseña no sea cínicamente destructiva al más puro estilo Malherido, no haya que buscarla ahí: yo me quedo con la conclusión de que el libro, probablemente, no sea ni una obra maestra ni una puta mierda y que, por tanto, la reseña sea metafóricamente honesta. De todos modos, opino que todos los que seguimos este blog no podemos evitar pensar que a Malherido cada vez se le están pegando más cosas de X: y X ni parece que sea mala gente ni carece de sentimientos. Lo bueno es que España no se acaba donde empieza el mar… qué va… hay barca pa seguir… Saludos.

    • cantantaca dijo:

      Ayyy traeme los cuennos Paco, traeme los cuennos y baja del río… yo tengo una vaca blanca con manchá… :)

  8. David dijo:

    Muy bonita la lista de epítetos del final, pero creo que resaltar con negrita la palabra “ingeniosa” (en detrimento de las más inquietantes para el lector potencial, como “vanidosa” o “irritante”) supone poco menos que rematar una reseña que parecía esforzarse por mantener un “no poco irritante” ‘status quo’ con una definitiva toma de partido por la condescendencia.

    Y qué extraño, ¿no?, con lo acostumbrados que nos tiene Mal-herido a pródigas explicaciones sobre las reacciones que le despiertan sus lecturas, aquí, ni vitriolo ni agua de rosas. Desconcertado me hallo…

  9. Anónimo dijo:

    Y quieres que leamos esto a pelo, sin tías en bolas ni nada. Tú estás enfermo.

  10. Anónimo dijo:

    lo tenías que hacer, bajarte los pantalones, eh? lo de luna miguel ya era sospechoso y ahora esto. si no vivieras de esto dirías lo que piensas eh? o si hablaras de un escritor muerto, uno que no publicara en mondadori eh? uno que no escribiera en quimera? uno a quien nadie conociera, aunque fuera bueno? y digo yo así se forma un canon con genuflexiones como esta? con cagaditas como esta eh?

  11. jsoi dijo:

    A mí me fascinan las reseñas de la reseña. Es como: “¡Dios ha hablado! Pero, ¡OH! ¿Qué puto idioma es éste, coreano?”

  12. dadada34@gmail.com dijo:

    Sólo he leído el inicio del libro, que está colgado en la red. Y lo que saco en claro de la crítica de malherido es que el autor ha fracasado en crear el libro más bochornoso jamás publicado, que es lo que yo pensaba pretendía hacer el autor tras leer esas primeras hojas. Decepción.

  13. Los siete contra Tebas, 3 (con 2 de Aristo); Fresy Cool, 13 (4 de Potra, 3 de Boñiga, 6 de Rockdepús).

    Lo que nos faltaba. Literatura indie.

    • j. dijo:

      Hace mucho tiempo, en un diario de la red, una niña indie a raiz de una reseña de un concierto de unos indies, esgrimía que ya no se llamaban indies, VD.
      Son ardillas; o eso escribía.
      Quizá sea el mayor pelotazo de los últimos tiempos.
      Lo lograron con la música, y desde hace tiempo, lo intentan con eso que denominan literatura.
      Son cercanos, están por todos lados, aparentan suciedad en la higiene y cultivan unas referencias de sotacaballorey.
      En una época los conocí bastante. Ahora bastante tengo con lo mío.

  14. Anónima dijo:

    Me he divertido más con los comentarios que con la reseña.

  15. Morlock71 dijo:

    La Literatura Indie es como una barba indie, un saco de paluegos rancios, un baturrillo de fritanga barata que se vende más que se come.
    Y aquí dejo de aportar, señores.

  16. Anónimo dijo:

    Se agradece la falta de censura, pero no la autocensura (en respuesta a las insinuaciones de los comentario). Un decir.

    • Comeclavos dijo:

      [editado by Inc.]Pues a mi la reseña me parece correcta. Creo que hay bastante retranca entre líneas y por eso, la negrita del final, para darle una palmadita al Fresy.

      Si queréis salsa, pedid ketchup en el burguer. Si Juan trata de ser honesto y decir lo que cree, lo demás sobra.

  17. Repetido dijo:

    lo sabía: la prole de DFW nos iba a hacer odiar a su padre.

  18. Zote dijo:

    Si vivierais en el cuerno de África ibais a estar comentando estas chorradas frívolas ni niños bien, por la polla… andad y que os den morcilla a todos, joder. La cultura se ha convertido, hace ya, en heces…

  19. Anónimo dijo:

    No he leído el libro, comenzando por el título no se me antoja, y siguiendo con la “reseña”, ni ganas. Me parece que esta vez ganó la condescendencia, la amistad, o al menos el quedar bien. No se le hace favor a AJRodríguez con una reseña de este tipo, menos en este blog. Lo cierto: hay cosas que venden, de una u otra forma, y AJR y su grupillo se venden bien. Literatura, ese ya es otro asunto, que a veces ni siquiera parece interesar.

  20. julian bluff dijo:

    El tal Rodriguez puede ser un coñazo, que no lo sé, pero los que no se libran, desde luego, son los comentaristas que me han precedido en el uso del teclado ¡vaya tropa! (a salvo el anónimo de las 13:45. Esto es un poco como “The Sun”, Juan. ¿Tú te imaginas a The Sun sin la chorva de la tercera página? ¡a qué no?)

    • Amparo dijo:

      Tú si que no te libras, Julián. Criticas a la tropa y vienes tú aquí a comandarla. Menudo lumbreras. Si no te gusta “The Sun” lee “The New Yorker”. Y si no sabes si el tal Rodríguez puede ser o no un coñazo, mejor no lo insinúes. Vete a que te de el sol, anda (o mejor The Sun).

  21. SB dijo:

    Y este cabrón (Mal-herido) siempre dando en el clavo. Qué vergüenza.

  22. julian bluff dijo:

    Amparo, guapa, lo siento, pero los comentarios a este post me han parecido aburridos y pretenciosos ¡qué se le va a hacer! En cuanto a esa insinuación velada a la que aludes sobre la novela de Rodriguez, y que a lo peor hasta existe, no viene de ser la misma obra del tal Rodriguez, que seguro que el tío se lo ha currado y ha tratado de montárselo de puta madre, sino de un empirismo propio ligeramente arbitrario pero decididamente práctico: las primeras novelas de autores españoles que he leído en los últimos veinte años me han parecido, en general, fallidas. Besos y relax, Amparo.

  23. Pustulio dijo:

    Existen primeras novelas excelentes, Julián, se me vienen a la mente dos: Fabulosas narraciones por historias e Historias del kronen. No están mal, ¿no?

  24. julian bluff dijo:

    Historias de Kronen está bien. La de Orejudo ¿es de Orejudo, no? no la he leído. “A bordo del naufragio”, de Olmos, está tambien O.K. (el final baja, a mi juicio). E incluso la primera de Echevarria también mola. E igual lo de Félix Romeo, que no es una novela, y no tiene la dificultad ni el mérito de una novela. Pero, sí, Historias de Kronen está bien. Un saludo, Pustulio.

    Y la verdad, seamos sinceros… mi comentario anterior sobre mi percepción acerca de los debuts, vale igual respecto de la segunda novela, la tercera, la cuarta, la quinta… ¡todo tan doméstico, tan autocomplaciente, tan de andar por Chueca ..! En fin, que es lo que hay. No sé qué Lumbreras del Babelia dijo que la novela española del siglo XXI o es costumbrista o no será ¿pero, de verdad, estaba, este señor, refiréndose a esto?

    • Anónimo dijo:

      “Historias del Kronen” es la puta caca. Una copia mala de “Menos que cero”, de Bret Easton Ellis. Esto es así, no descubro nada nuevo. Y quedó finalista del Nadal…. con dos cojones.

      Subcomandante Marcos.

  25. Javier dijo:

    Para comentarios aburridos y pretenciosos, los del Bluff, al que el nombre le queda, dicho sea de paso, como anillo al dedo.

  26. julian bluff dijo:

    Javi, a mi edad también tú te podrás permitir el hastio. De la juventud lo que se espera es pasión, no pedagogia. Y… sí… hasta a mi mismo me causo aburrimiento, comme il faut a estas alturas de mi vida ;-)

  27. [Editado by Inc.]Brillanteces aparte, esta reseña peca de narcisismo. Y ya que va de narcisismo, ¿por qué no elegir libros mejores como pretexto?
    Trabajas poco, Juan.

  28. lavocedinur dijo:

    400 páginas, no me las leo ni de coña. Chicos, leer mejor a… Salinger. Ahí está todo. El guardian entre el centeno.

    Después hablamos

  29. chloe dijo:

    UF. No. Demasiado

  30. margaret.salvacion@yahoo.com dijo:

    Qué poco que os han querido vuestras madres, chicos.

  31. VD dijo:

    Mejor que no hubiera investigado. Hasta me han dado pena los chiquillos cuando en su blog ella lo entrevista a él. Y es que estas historias de amor tipo El libro de Rachel me conmueven. La culpa no es de ellos. La culpa es de Fernández Porta por meterles a los chavales cosas raras en la cabeza e invitarles a que lean a Wallace antes que a Licofrón, el oscuro.

  32. Lolito dijo:

    La mía , nada , Margaret , como estás viuda me podrías adoptar . Te ahorrarías una pasta en chocolate y se acabó comer calabacín reciclado . Liamos un tórrido affaire melodramático incestuoso , lo escribimos bien cocidos , a posar y a vender . San Navbo nos proteja. Dime algo , que estoy frente al geriátrico y se me rifan . Un beso , arrebatadora mujer mayúscula.

  33. Junex dijo:

    No, no han de leer a Salinger primero. Boecio, las aventuras palaciegas del ultimo hombre justo en roma. eso si que imprime caracter.

Los comentarios están cerrados.