El origen del mundo, de Pierre Michon

Mucho pegamento he notado yo en la edición española de El origen del mundo, de Pierre Michon. No es metáfora, que es real. Abrir el libro y pasar páginas e ir mareándose a lo tonto con tanta cola como le han puesto al pliego no me lo puedo haber imaginado, no. Aquí hay negocio. Hay, en rigor, supervivencia. De la edición impresa. Otro punto. Y otro. Y aparte.

Que digo yo que los libros los perfumen o los droguen, que los inciten en direcciones materiales, para competir, clarosí, con el ebook, que es más barato pero menos cárnico. Hay que hacer carnicerías con las manualidades de editar, la degollina después de la guillotina, un libro con mucho pegamento es el primer paso; luego vendrán las hojitas de arce, las hojitas de María, las hojitas del té, mientras pasas las hojitas de papel, de suyo.

Las hojitas de papel que corten, me se ocurre. Cada diez páginas, una con el filo muy filoso y afilado y hasta filandón, y la gente se chupará su propia sangre salida del corte, y eso, sí, será literatura.

Unos gramos de coca nunca vienen mal, entre parte y parte, como premio por llegar a la segunda y a la tercera. El MDMA lo espolvoreen sobre la cara de Amelie Nothomb; ya la lamíamos antes, de suyo.

El libro está bien. Michon lo escribió en 1996, así que no es una novedad, sino ver qué tenía uno por ahí sin publicarle. Va de follar en el pueblo. Son 86 páginas. Es complicado ver cuándo follan los protagonistas -el maestro y la estanquera- porque Michon se hace un lío la picha con la lírica, y hay que estar muy pero que muy muy pero que atento muy para ver la frase en la que le mete la polla. Esto de la poesía es nebuloso.

El origen del mundo, y eso.

La foto de cubierta es tan hortera que nos vale para ilustrar el post.

Esta entrada fue publicada en Narrativa 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El origen del mundo, de Pierre Michon

  1. Pingback: El origen del mundo, de Pierre Michon | De llibres... | Scoop.it

  2. The Translator dijo:

    Me gustó cuando se lo montan sobre un colchón de puros; él recostado con los brazos cruzados tras la cabeza y ella que va dando calada tras calada… Bastante lograda me pareció esa escena. Del resto me acuerdo bien poco.

  3. VD dijo:

    Pero le mete la polla, ¿no? Pues ya está. Merece la pena.

    Para todo lo demás la baronesa von Zumpe y la polla de 30 centrímetros del rumano. Na, que como hoy cenamos en el spa-gueto macarrónicos con Bolaño, me sumo a la burka-ke-party.

  4. antonio dijo:

    Normalmente leo tus llamémosle reseñas sobre libros que no he leído porque yo sí tengo un trabajo de verdad (esto iría en negrita), pero basta que hayas escrito una sola vez sobre algo que yo ya había leído para confirmar mi sospecha de que no tienes ni idea (negrita otra vez).

    • D. dijo:

      Espero que la negrita de “trabajo de verdad” sea para resaltar tu mala suerte o, por qué no, tu desdichada situación existencial, obligado a manosear durante todo el día dinero en un banco o, aún peor, obligado a manosear estudiantes igualmente desdichados desde una cátedra en la Autónoma. Si por el contrario la negrita de “trabajo de verdad” lo que busca es resaltar la superioridad moral de tener un trabajo como los citados, o como cualquier otro trabajo que contribuya al buen funcionamiento de los engranajes sociales establecidos, y así mantenga al día y bien pulcros los balances de tu economía psíquica, entonces, afirmo, mereces mi más sincera lástima. Sobre la segunda negrita habría mucho que decir, pero es aburrido y cansa. Preferible es leer a Juan, aunque en los últimos tiempos haya por aquí más franceses intrascendentes o fresy cools de los que uno puede tolerar, y no krasznahorkais o j. roths o tismas o zweigs, que siempre alegran el día y dan que pensar.

      • Zote dijo:

        Joder, D, qué hiperestesia despliegas contra el pobre Antonio -al que posiblemente no le falte una pizca de razón. Yo, que no soy partidario de los excesos, voy a seguir mi lectura de “Memorias de un enfermo de nervios”, de un tal Daniel Schreber, no vaya a pillar algo también.

      • antonio dijo:

        Claro, D., es eso. Sólo déjame ahondar en mi desdichada situación existencial y en mi superioridad moral teniendo que explicarme. Estaba imitando (negrita) el estilo del autor de este blog para, igual que él en esta entrada, relamerme a mí mismo, por lo guay que soy (negrita) porque resumo un libro de alguien que me da mil vueltas en mi trabajo de escritor (negrita) diciendo “va de follar en el pueblo”. Por lo demás, su otro acertado jucio, “Esto de la poesía es nebuloso”, lo haré copiar muchas veces a mis también desdichados alumnos dela Autónoma.

  5. joaquín dijo:

    Lamentable tu artículo sobre el libro de Jaron Lanier… Evita opinar desde lecturas tan fragmentarias y superficiales.

  6. D. dijo:

    Razón no te falta, Zote. El hastío y la estupidez, tan difícil de corregir, nos ponen continuamente en el mayor de los ridículos. Sólo espero que Antonio no lo tome a mal y siga disfrutando sin complejos de su “trabajo de verdad”. Mis disculpas.

  7. Otra novela de Michon, “Los Once”, me resulto simple y llanamente ininteligible… De esas obras que merece la pena dejar de leer a medias.

Los comentarios están cerrados.