astillas, de celso castro; el apocalipsis de los trabajadores, de valter hugo mãe

escritas sin bloq mayús, estas dos novelas comparten algo más que ahorro de tóner y homenaje a los enanos. comparten la edad, más o menos, de sus autores y la localización de estos a mano izquierda del mapamantel ibérico, uno en galicia, otro en portugal.

si esto suena humilde, esperen, porque la de castro la publica libros del silencio, editorial pequeña, y la de mãe alpha decay, editorial pequeña.

y más: nadie sabe que existen estos autores.

y más: el otro día vi a un señor leyendo en el autobús el libro de castro y, aunque había varios asientos libres al fondo, el señor cerraba la novela y se iba poniendo en pie para ceder su sitio a cada persona con posibilidades de hostiarse que entraba en su campo de visión, ya fuera, la hostia, culpa de la vejez, la estupidez o la gravidez del incidental pasajero.

estos libros exudan humildad: no sé si me explico.

como es lógico, y van viendo, escribir sin mayúsculas es una gilipollez. castro y mae con cosa en la a practican este prurito estético como quien baja el límite de velocidad de 120 a 110, es decir, pidiendo paciencita al conductor y no sé si al lector también paciencita, porque a fin de cuentas llegamos a los sitios y a las páginas finales por las mismas líneas discontinuas y los mismos interlineados sí o sí.

la de castro yo la veo mucho mejor que el afinador de habitaciones, su anterior novela, pues aquella parecía la típica novela que todos escribimos con veinte años y la punta de la polla: sí. en realidad no me enteré muy bien de qué iba, lo que siempre es ir en su contra. esta va de unos desgraciados, con desgraciadas, tal que en galicia y tal que en minúsculas todo el tiempo. los desgraciados lo son, en este astillas, porque piensan demasiado y creen que eso tiene algo que ver con el amor. hay entierros y cuchillos por la espalda, inscriptores, y anfetamina y un poco de nietzsche. a lo mejor le sobran 20 páginas, pero bueno.

la del portugueta va de criadas sociatas y ucranianos de vuelta o de salida para alguna guerra interminable. es toda lirismo tristón y folleteo sucio, algo cercano a Las criadas de Genet Las primas de Venturini ese cuento de putitas niñas de Elvira Navarro y creo que había más referencias en mi cabeza pero me se olvidaron con las comas que no he puesto.

la verdad es que la novela de mae con cosa en la a es muy buena y muy aburrida. esto de que las novelas sean buenas y aburridas nos avisa de que ya vamos teniendo una edad, de que ya hemos puesto suficiente entusiasmo en el aburrimiento de calidad y de que hay que dejar estos nuevos buenos libros soporíferos para las generaciones jóvenes, que son las que los necesitan para muñir su carácter y practicar el subrayado.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.