The beats, de Harvey Pekar y Ed Piskor

Ilustrar la wikipedia ha sido el propósito de The beats, un libro de dibujos con datos que nos cuenta cuatro cosas de Keoruac, Burroughts, Ginsberg y otros desgraciados. Se denomina al volumen “novela gráfica” porque su lectura no cansa.

Se lee del tirón y ya digo que hay dibujos. Los libros con ilustración gustan mucho a los niños porque sirven de precalentamiento para ver la tele. Situar en un libro, una novela, unos dibujos de exactamente lo mismo que se está contando en la página de al lado es como poner barras de sujeción en los urinarios, señales acústicas en los semáforos o rampas al lado de las escaleras. Se considera a la literatura una paraplejia.

En cuanto a The Beats, mira, es un puta mierda de libro. Se lee, porque a fin de cuentas hay dibujos, pero no hacía falta Harvey Pekar para narrar unas biografías, planamente y como que son cuatro apuntes conocidísimos sobre 3 señores: que si Kerouac escribió en un rollo su rollo, que si Burroughs mató a su mujer, que si Ginsberg era un tolái alógrafo, y tal. El guión, la trama, del libro, novela gráfica, es tan atroz que se repiten anécdotas y hasta viñetas: tres veces se apunta que Burroughs se fue a vivir a Tánger porque “los niños y las drogas eran muy baratos“. Tres veces. También da la sensación, según lo mal-narran, que Kerouac publicó En el camino dos veces, porque la primera se le olvidó, aunque tuvo idéntico éxito.

Además, el libro viene engrosado por un montón de comics menudos sobre los alrededores de los beats que ni firma Harvey Pekar ni firma Ed Piskor, sino otros que hacen muñequitos. Por qué.

Los adultos aún podéis leeros Personajes secundarios, de Joyce Johnson.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.