Why you should read Kafka before you waste your life, by James Hawes

James Hawes publicó en 2008 en Inglaterra Excavating Kafka, comercializado en Estados Unidos como Why you should read Kafka before you waste your life. Esto da una idea del cambio de destinatario que supone publicar en USA, y de la necesidad que tienen los lectores americanos de ser tratados como imbéciles. De excavar en Kafka se pasa a escarbar en el lector, apelado como es costumbre en tierra de Obama desde el deber ciudadano (you should) y desde la religiosidad new age (before you waste your life).

El titulo yanki no tiene sentido, dado que este ensayo cuchufleto no viene a recomendarnos la lectura de Kafka, sino muy explícitamente a derogar lo que el autor llama “K-myth”, el mito de Kafka. Que no fue un solitario, que no fue un incomprendido, que su padre no era peor que los padres checos del vecino, y que zorreaba bastante por las noches.

Nada me interesa más que estas intentonas de desacralizar la literatura, por eso de que dejen de ponerle calle a los escritores y de que estos a su vez dejen de proponerse ante los demás como especímenes de una raza alienígena, divina y soberana.

Pero a Hawes no le da la prosa para tanto derrumbe: parece como si Nick Hornby le hubiera cedido un rato su frivolidad y James la hubiera puesto a leer los diarios de Kafka, resultando de todo ello una propuesta de desacreditación que, más que nada, se desacredita a sí misma.

Demasiados chistes, demasiado compadreo con el lector, demasiadas expectativas de hostia lo que estoy diciendo y lo que voy a decir en el capítulo siguiente. Y demasiado amarillismo: que Kafka coleccionaba una revista porno (The amethyst: porno de aquella manera, claro).

Todo sucito e insolvente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.