La pesquisa, de Juan José Saer

Primer round de yo contra Juan José Saer. Sí, soy un abusón.

Play Station Portable: ¡Y un imbécil!

Y más que tú no sabes…

La pesquisa fue la última novela que escribió Juan José Saer, argentino de esos que hay que reinvidicar para reivindicarse como lector, dárselas de listo y tener algo de lo que presumir a los postres. Escribe muy bien, pero eso no significa nada.

Decía Nabokov que el estilo, el grand style, era como un Rolls Royce -a lo mejor decía que era como un Jaguar: pero la idea la cogemos igual-  y que un Rolls Royce no siempre era el mejor coche, porque con un jeep de mierda se podía llegar a sitios donde nunca llegarías con un cochazo. A los barros de la vida, mayormente.

Los “temas” enlodados de la literatura apenas sí se convocan cuando escribes “muy bien”. Borges no es que no quisiera glosar el semen, el coño y el cubo de la basura: es que su propia escritura no se lo permitía.

En esta novela, primera que indago de Saer, me he encontrado la frase larga, enjoyadísima y primorosa; frase que, aparte de para supeditar magdalenas, sólo sirve para recorrer la superficie de la nada. De ahí que esto sea una novela negra.

La novela negra, así con crimen, es el patrón del que echan manos los escritores cuando, dos puntos: no tienen nada que decir. La novela negra se lleva sola, se hace sola, funciona, carbura, va del muerto al asesino, del muerto en la primera página a la identidad del asesino en la última, y si bien puede uno hacer con ese itinerario toda una radiografía de la sociedad (una obra maestra: El largo adiós, Chandler) las más de las veces sólo se consuman entretenimientos intrascendentes y arbitrarios.

O sea: La pesquisa.

Me he enterado, por lo que he leído, que la cosa va de uno que mata y viola viejecitas en París. Luego hay un corte y me he enterado de que el narrador está con unos amigos y que ese relato (que conlleva horas y horas de pulido y retoque) se nos trata de colar como relato “oral” y de sobremesa. He salido del comedor sin hacer ruido, como es obvio.

Segundo round, coming soon.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.