G80-Poesía, Cerrar los ojos para verte, de Rodrigo Olay

En literatura, quizá también en cualquier otra cosa, todo el talento que puedas acumular antes de los 25 es todo el talento que tendrás. El talento, al cabo, es como estar buena: los años lo impugnan.

Me ha hecho bastante gracia este poemario de Rodrigo Olay (Asturias, 1989), porque en él el talento esta todavía aposentándose, lo que con suerte llevará a Olay a hacer cosas interesantes, incluso grandes cosas, la semana que viene. Eso es lo importante de la juventud, amigos: hacer grandes cosas la semana que viene.

Cerrar los ojos para verte es el cursi, muy cursi, título que Olay le ha plantado a la colección de poemas que, parece, ha escrito mientras sacaba dieces en las aulas: o suspensos. El caso es que su lectura supone un repaso enternecedor por los referentes poéticos fundamentales, referentes que la edad, nuevamente, irá echando a perder: la postmodernez acecha.

Así: “yo es otro” (Rimbaud), sonetos a lo Quevedo, conceptismo (“Tengo todo hoy por fin cuanto ayer quise / y ayer a hoy llamaría ser feliz”), haikus, greguerías, epigramas, nueve novísimos poetas (“me regalas Venecia”), Góngora (“en sombra, en nada”), más Quevedo (“mañana no vendrá la que hoy te fuiste”), Kavafis (“la tarde en el Bósforo”),  Lorca (“Se ponen soles negros”), petulancias (“en el pasillo a escuras”), romancero (“Antes que te conociera…”), 27 (“Con Pedro Salinas, contra Santa Teresa“), Gil de Biedma (“A menudo no bastan las palabras (…) para decir las cosas de verdad” “Tardan las cartas y son poco / para decir lo que uno quiere”), Lope de Vega (“quién lo probó lo sabe”), Guillén (“Cántico”), Fray Luis (“lenta-/ mente”), Machado (“Estos días azules y este sol de la infancia”), Valente (“Según sentencia el tiempo”), Bécquer, pop (“Operación triunfo”), Borges (“Advertencia del traductor”), goliardos (“Si te joden tambien, ¿por qué te quejas?”).

¡Y dicen que el sistema educativo español es una mierda! Olay ya lo… sabe to.

Oh.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.