Mrs Bridge / Mr. Bridge, de Evan S. Connell

Hace varias décadas Alfonso Ussía, que dios guarde, publicó o publicaba unos volúmenes de títulos tales como Tratado de buenas maneras 1 / Tratado de buenas maneras 2. Bueno, pues esto de Mrs. Bridge / Mr. Bridge viene a sernos lo mismo.

La novela dual (son dos, 1959 y 1969) empieza bien, con sorprendente estructura de coleccionista de cromos de la realidad. La señora Bridge, clasicota ella y de Kansas City, se casa adecuadamente con el ofrendador de su apellido y, después de darle a las sábanas un buen rato post-nupcial, con consecuencia de tres criajos inmaculados, se queda sin colacao para el coño y abocada a la crianza de los nenes y al aguante de su marido, que trabaja.

Esto, que podría dar en un gran fresco del personaje, hacia la página 40 da en, ya dije, un Tratado de buenas maneras, y es todo añadir anécdotas de cómo coger las servilletas, limpiarse el culo, tratar a las niñas negras y saludar a los carteros del municipio. (Hay que entender que la señora Bridge ve saboteada su identidad por la presión social y la cultura misógina: durante 600 páginas.) La novela, así, va cayendo en picado en la pijez más irrelevante, en la polilla literaria y en -no sé- las tardes en el porche.

No parece que vaya a pasar nada.

Y ahí los dejo, a la señora Puente, al señor Levadizo, porque si algo va a pasarles seguramente será soporífero, y sintáctico.

6/10

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.