El laberinto mágico IV y V, de Max Aub

Campo francés (IV) y Campo del moro (V) vienen a confirmar o colmar lo desordenado y zigzagueante del gran proyecto de Max (este es el tercer post a Max: hay confianza) de Max sobre la Guerra Civil Española. Uno es cal y otro arena.

Nunca he sabido si la cal es la buena y la arena la mala, o lo otro.

La mala es Campo francés, arena o cal. Se arranca con un prólogo que se arranca con una cita de media página de Galdós. Galdós dijo que la novela -¡Galdos!- debía mezclar géneros -¡Galdós!- y no cerrarse en banda en sus propios artificios inherentes: dijo -¡3!- que había que mezclar novela con teatro; y Max lo cita para decir que suscribe, pero cambiando “teatro” por “cine”. Campo francés es un guión de cine, y como tal podía haber permanecido cinético en los fondos de un cajón: in-so-por-ta-ble surround.

Campo del moro hermana con Campo abierto (II) en su contención, su mezcla de historia verdadera y amoríos transitivos y todo eso que hace de Max un enorme novelista incuestionable. Estamos en siete días de marzo que liquidaron Madrid y lo dejaron suavito para que Franco, sí, pasara. Es todo muy triste y deprimente y los comunistas, como en toda la bibliografía de la Guerra Civil Española, salen como: los malos.

Negrín y Besteiro asoman mucho, cosa que hace que la lectura de esta novela aumente las visitas de sus respectivas entradas en la Wikipedia. ¿Quiénes eran?

Mi personaje favorito de todos los tiempos de la guerra civil es: Segismundo Casado. No se puede ser más español de nombre y más provinciano de apellido.

La novela (esta V) recuerda en passant a los conglomerados existenciales de Graham Greene, pero con putas en lugar de curas. Ya digo que El laberinto mágico está lleno de “troteras”, “hurgamanderas” y una mujer decente: España.

Lo fundamental de la lectura de estos seis volúmenes es comprobar cómo en las bibliotecas, según se avanza en lo romano (I, II, III, IV…), los libros están más nuevos.

Esta entrada fue publicada en Antañón y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El laberinto mágico IV y V, de Max Aub

  1. Creo que puede ser de su interés el boletín literario de nuestro taller literario “Escribe y tacha”, dedicado especialmente a la crítica literaria: escribeytacha.wordpress.com
    Saludos

  2. rrr dijo:

    La buena es la cal.

  3. rus dijo:

    si la expresión fuera “una de oro y otra de puta, puta mierda” estaría mucho más claro, pero es que entre cal y arena…

  4. Anónimo dijo:

    según se avanza en lo romano, los libros están más nuevos ¡muy bueno!

  5. criticamens dijo:

    “Campo del moro” no es precisamente hermano de “Campo abierto”, sino de “Campo de los almendros”.
    “Campo francés” es un proyecto inacabado y para entenderlo tendrías que leer “Morir por cerrar los ojos”, versión teatral acabada, pero que nunca se estrenó.
    Max Aub es, por definición, laberíntico y tu lectura me parece demasiado linear. Para entenderlo tienes que tener un actitud laberíntica. 🙂

    • HvonKleist dijo:

      Curioso. Mi novia me dijo lo mismo ayer:
      – Tienes que tener una actitud más laberíntica.
      Pues eso, estoy a una gincana entre su boca y mi polla de conseguir una felación. Hay que trabajárselo, joder.

Los comentarios están cerrados.