Una belleza vulgar, de Damián Tabarovsky

Una belleza vulgar, de Damián Tabarovsky, me ha gustado mucho. Ahora hablemos del tiempo.

¿No hace poco frío para ser enero? ¿No iba a nevar? Pues no ha nevado. Las zorritas del tiempo podían disculparse cuando no aciertan, salir al día siguiente al azul de los mapas digitales con una fusta equina y, mirando a cámara, arrearse cuatro o cinco veces en el culito, por confundidoras e imprecisas.

En otoño se caen las hojas de los árboles. Julio Llamazares escribió La lluvia amarilla. Damián Tabarovsky escribió Una belleza vulgar. Hay un literatura climatológica o un paisajismo poético que viene del romanticismo, y por eso la chica del tiempo es siempre una chica, y no una cosa que no merezca la pena sintonizar. La metereología es una ciencia de becarias.

Una belleza vulgar narra la historia de una hoja que se desprende de la rama y se precipita contra el suelo de una calle de Buenos Aires. A los argentinos este asunto les parece sobrecogedor. Había una larga tradición de argentinos buscando la esencia de su propia literatura, la quintaesencia en verdad, que creían ir a localizar en Borges pero que, finalmente, Damián ha encontrado en el vuelo azaroso de la hoja de un árbol.

La novela va de que narrar aburre y de que la literatura debe reinventarse o refundirse; o algo. Una belleza vulgar parece un cruce de Robbe-Grillet y La ventana indiscreta. Tabarovsky es más brillante narrando sus pensamientos que narrando acciones: ni siquiera sabemos si la hoja es de arce o de chopo o de álamo, ni si sus nervaduras se asemejan a kanjis complejos o a logaritmos soviéticos.

Con esta obra, a lo Perec, se intenta agotar una calle, Thames Street, y se agota, y todo acaba, hoja estampuciada contra el suelo, en un argumento impecablemente clásico.

Lo demás es verdura.

Esta entrada fue publicada en Narrativa 2011 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una belleza vulgar, de Damián Tabarovsky

  1. Eres un crack, Juanito, pero que conste que la mierda tipo Nouveau Roman y Oulipo es la mayor mierda que ha parido nadie desde las gilipolleces de Ausonio, Proba y Eudoxia. Así que gracias por ahorrarme la lectura y me quedo con las chicas del tiempo con fusta, si calzan botas Daemonia mejor que mejor. Por cierto, feliz cumple, si es que la wiki no miente.

Los comentarios están cerrados.