Respirando apenas, de Evilasio Sarralde [o algo]

Autoeditarse venía siendo en el siglo XX juntar unos dineros y buscar una imprenta que te fabricara un libro de renglones torcidos que luego vendías puerta a puerta por casas de amigos, familia y esas señoras patéticas que compran cualquier gilipollez que les venda un tipo que les ha hecho abrir su puerta -ventilar- por vez primera en todo el mes. Cualquier transacción implica renovación.

Ahora, con las nuevas tecnologías de edición se ha abierto a su vez la puerta de la literatura a gente de la peor especie: los pobres.

Los pobres sólo publicaban cuando los señoritos editores querían, que era cuando el libro del pobre les hacía gracia; no valía, de aquella, libro de pobre sin pobreza, sin cutrerío, sin zoología de barrio. Así surgió Juan Marsé: no digan que no tengo razón en mi nazismo.

Pues eso se acabó; ahora un pobre que no nos deliete con sus miserias también va a ser escritor. Culpa de Bubok, de Kindle Direct Publishing y de otro montón de inconscientes que con sus simpáticas webs generan unos cuatrocientos novelistas por minuto.

Hemos cogido a Evilasio Sarralde porque Evilasio nos suena totalmente a ruina, a farmacia regentada sin acierto y a herencias dilapidadas en mercerías con muchacha de buen ver en el umbral. Vamos, Evilasio nos suena guay.

Respirando apenas (Bubok) es su novela. Vamos a ver.

Se trata de un historia armada exclusivamente con diálogos que nos retrotrae a dos décadas del pasado sumamente demenciales: el punk y el postpunk de los 80 y el new age de los 90. El argumento gira en torno a un programa de televisión (muy 90s) donde una modelo sin brazos ni piernas (hombre, un muñoncito podías haberle dejado, Evilasio; 80s) entrevista a cuatro zumbados que sortearon la pena capital después de merecerla matando a mucha humanidad. Cada historia de estos cuatro iluminados remite a un lugar común de los 90: la comida, el happening, los viajes transmentales (o algo) y otro que no me acuerdo. De fondo siempre suena Dead Kennedys y por ahí todo seguido rompiendo las guitarras con la polla y Kill the poor.

Evilasio, evisceral, evidencia una evidente e-visión evolutivamente avinagrada de la avominable (sic) eviespecie evihumana: es todo de una imaginación completamente gore (90s) y orgánica (80s). Todo entre las primeras películas de David Cronenberg y las últimas películas de David Cronenberg, con algo, incluso, del Cronenberg del medio.

No apto para menores.

Esta entrada fue publicada en Narrativa 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Respirando apenas, de Evilasio Sarralde [o algo]

  1. Anónimo dijo:

    ¿Qué, un nuevo alter ego para probar con la autoedición digital?

  2. Me, and you... dijo:

    ¿Pero te gustó? ¿Sí o no?

  3. Pingback: Kafka, papá y Madrid; trabajo seguro « La manía de leer

  4. Victoria dijo:

    Un buen libro no requiere que quien lo escriba sea un catedrático. Requiere que tenga una buena historia que contar. Y en el mundo de lo publicado hay verdaderos bodrios que nadie se aguanta.
    Y se han llevado muy buenos premios que le han dado un nombre. En adelante ya no tiene falta de escribir un buen libro. Su nombre aparece bien grande y la gente le compra porque es bueno.
    Pero nadie le lee.

  5. Depende. Yo me he tragado esta semana De música ligera de Aixa de la Cruz y Segunda parte de Javier Montes y son dos putas mierdas de cojones, publicadas en editoriales muy serias y con buena acogida entre la crítica. Ya sabes, poderoso caballero don dinero.

  6. Lansky dijo:

    para Victoria: Sólo los catedráticos (aunque sea de párvulos como usted) deberían estar autorizados para publicar

    para malherido. dentro de un tiempo habrá más escritores (que no le leen, solo se leen) que elctores a secas (como ese Borges que decía que lo era, lector, con la boquita pequeña); entonces ahbremos llegado a un analfabetismo alfabetizado de lo más curioso

  7. C.D.G dijo:

    Vivan los analfabetos, que nos hacen sentirnos guay.

Los comentarios están cerrados.