Relámpagos, de Jean Echenoz

La electricidad es el gusanillo de la materia, esa comezón por el pezón del [stop] enchufe, meter y sacar cilindros metálicos en agujeros de plástico en las paredes más bien en la parte baja, blancos casi siempre, para luego tropezar con las combas del cobre y desenchufar sin querer las aspiradoras y las presentadoras y el hiphop; y las facturas. Sube la luz, sube el agua, sube a chuparme la polla que no tengo dinero para todo. Sube la luz. Echenoz es francés. En Francia la luz no se va que la tienen metida en una tartaleta. La novela eléctrica es el futuro, a ver si  la meten en un ebook y estalla y mata a un niño. Lo que nos íbamos a reír. Relámpagos no va de tormentas, va de Tesla, Nico, uno rumano o polaco o de un país pobre cualquiera en el medio del mapa. Echenoz transustancia la biografía de un señor en la biografía de un personaje, y a la traílla de una va armando la otra, clonando en ficción lo verídico, Tesla, que inventó la baja intensidad o la alta frecuencia o las medias tintas tontas: wikipedia. Se lee fluidensamente este librillo, con gusto clásico por pasar el rato viendo pasarlas putas a un personaje que es un héroe del electrón; pero de luego se esculca quién era Tesla, en la wikipedia, y da como bajón haber leído 150 páginas de Echenoz cuando podías haber leído 1000 palabras sobre Tesla en la wikipedia y lo mismo que te daba: información. Tesla tuvo una vida que pa qué. Edison era mala gente. Los inventores tiene los pelos así pa arriba. Ya no inventan inventores como los de las peluquerías de los años 20. Puedo seguir al infinito formando frases en corriente continua. Echenoz es el conejito de duracell. Anda y sube la luz y chúpame la polla.

Esta entrada fue publicada en Narrativa 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Relámpagos, de Jean Echenoz

  1. Zote dijo:

    El Echenoz es un escritor, sin más. Está bien ser escritor, sin ser pretencioso. Yo disfruté con Correr, sobre Emilio Zatopek. Muy instruido. De chico siempre quiso ser escritor, el Echenoz. Está bien querer ser escritor y conseguirlo. No todos lo conseguimos, ser escritor. Está bien escribir. Es un saludable, higiénico pasatiempo, escribir. Cuando me jubile, me daré a escribir. Memeces mayormente, por salud.

  2. Satán baja dijo:

    Yo conozco a un tal Olmos que también quisiera escribir pasatiempos literarios como hace Echenoz,.. quizás busca algo más, pero mira que lo dudo, por que consigue que me aburra con sus libros una barbaridad y que encima piense que están mal escritos… y entonces hecho de menos a escritorcitos como Echenoz… con oficio, ideas claras, saber narrar, inteligencia y sí, un poco de refinamiento francés, distanciado y sabidillo, pero que más da, al menos no aburre con largos y peripatéricos libros.

  3. edgar dijo:

    “Correr” es un libro muy brillante. Echenoz recrea las imágenes, o incluso las sensaciones, de una forma tan magistral que parece que te lo ha soltado de manera sencillita. Describe las cosas como un niño que te muestra una piedra y te dice “mira, una piedra”, y parece que es una demostración tonta, pero resulta que es una demostración brillante, porque te lo muestra no como le pasa por deformadora cabeza sin talento (recurso hegemónico, hoy por hoy), si no que te lo muestra como es, o como tú lo vas a ver después de que él te lo haya descrito.

    Esta claro que yo no soy Echenoz. Y a demás no he leído relámpagos, pero lo tengo en mi mesita de noche.

    Pd: wikipedia da un poco de grima. Pero es mejor que muchas novelas.

Los comentarios están cerrados.