El cero y el infinito, de Arthur Koestler

“El sistema capitalista se hundirá antes de que las masas lo hayan comprendido.”

Las masas ya comprenden la prima de riesgo y el bono-basura, pero, ciertamente, el resto del capitalismo no nos lo han explicado todavía. Uno se pregunta si queda mucho por explicar o con esto que sabemos ya sabríamos hundir países, agujerear bancos desde dentro -un banquero es su propio butrón- o entrevistar a Felipe González en verano.

El cero y el infinito es la novela de Koestler que llevaba tiempo deseandito de leer y que ahora, en la edición última en bolsillo de nosequién -bonita la portada- he podido finalmente deglutir.

Está estupendo, el libro. Le han colgado un prólogo de Vargas Llosa para aclararnos que el libro, coloreado en rojo, no es comunista, sino contracomunista o contraStalin, que no es lo mismo pero tampoco vamos a entrar en detalles.

El planteamiento recuerda -o viceversa- al Días de llamas de Juan Iturralde, pues se narra desde una celda y la figuración va y viene del pasado a la celda y entre los barrotes se ralla la memoria. Su fondo poético remite a 1984, la novela coñazo por antonomasia de ese subgénero tan siglo XX que fue el granhermanismo a la soviet. Tambien empareja este libro con El beso de la mujer araña, de Manuel Puig, por cerrar en tres el referencial.

La novela tiene muchas ideas y parece que Koestler se arrepenticionaba de pensar tanto en los relatos; él mismo purgaba su literatura en el sumidero -¿purgar en el sumidero?, qué calor- del ensayo, que era lo que a lo mejor debía haber hecho -pensaba él.

La novela, gracias a dios, que hace girar la rueda del tiempo muchito, apenas -leída hoy- suena a política de cercanía -es tan desalentador leer una novela para saberse un tema de historia del bachillerato- y su propuesta queda más en símbolo y laboratorio de la realidad que en denuncia arrojada -por mucho que esa barata utilidad sea la que dé reediciones al libro-.

No es un libro para el verano, pero es un libro luminoso. Ya ven.

Esta entrada fue publicada en Imprescindibles. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El cero y el infinito, de Arthur Koestler

  1. Zote dijo:

    Maljodido me pareces, tanta elación a veces y ahora esta condescendencia, me cago en la mar… Un poco de sindéresis, hombre… Que el espiche ya cansa. Jodeos los usuarios, hala, al diccionario.

  2. Pingback: El cero y el infinito, de Arthur Koestler | Literatura y Autores | Scoop.it

  3. Un respeto para Koestler y su impresionante autobiografía. Y las novelas con muchos títulos antagónicos (¿para cuándo una reseña de Antagonía?) Cero e infinito, entrrada y salida, el yogui y el comisario…

Los comentarios están cerrados.