#ajuste

El gran Santiago Carrillo, el último comunista, / se morirá un día de estos, tal vez ya esté muerto ahora mismo. / Resiste, porque el comunismo latió en su corazón como una santa campana de penicilina.

Manuel Vilas, 2012

Esta entrada fue publicada en Citalogía. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a #ajuste

  1. Jonan dijo:

    Es que otra cosa no, pero comunistas y nazis (y no es que pretenda comparar a unos con otros, pero comparten el ardor por la Causa), aguantan más que el conejito de Duracell. Ahí tenéis a Junger, por ejemplo, que ya tardó en palmarla.

    • Lansky dijo:

      Junger no era nazi, sino todo lo contrario, un prusiano altanero y aristocrático que desprecia a esa basurilla de camisas pardas; se nota que no lo has leído y las campanas que has oído te repicaron mal

  2. C.D.G dijo:

    Carrillo nunca resistió. Fumar entre tinieblas mientras imaginas tu peluquín no es resistir, es ver los trenes pasar, como hace Cruyff o mi vecino del sexto.
    Y Manuel Vilas es Johnny Cash. Y lo sabes.

Los comentarios están cerrados.