Algunas plantas

Al igual que los tríos, las orgías a 7 y las despedidas de soltero, los post sobre varios libros no funcionan. El lector es unicejo, unicaja, universitario y, por defecto de su facultad de letras, no puede pensar en más de un binomio a la vez, a/b, título/autor, reseña, juicio sumario. Aún así, vamos el viernes, este viernes a alborotar las lecturas pasadas, pero recientes, que no me dieron para un post, no porque los libros no den para un post todos ellos, pues a fin de cuentas hasta el Frenadol da para un post, sino porque no se puede con todo, hay días, hay tías, hay cosas que hacer aparte de publicitar la literatura. Miren los libros:

  • El guapo. de Vicente Simón. Ediciones Vitruvio, con un diseño calcado al de Visor, existe. Me acabo de enterar. Con Celaya, Vallejo y Juan Ramón Jiménez, entre otras estrellas invitadas. Luego, los nuevos. Vicente Simón, zaragozano del 74, debuta aquí por lo poético: son sus versos españoles, españolísimos, muy nutridos de la nomenclatura del de Oro y de las prosas del XX en cafés de Madrid. Este estilo -nos vale lo mismo para la novela- que tiene Simón se identifica como “español” o “tradicional” o, en todo caso, no post-moderno, por un lunar coqueto en su superficie: el sufijo. Gracias a este libro he acuñado esto: la tradición española es a la sufijación lo que los modernuquis con sus libros son a las prefijación. Aquí: “destrozona”, “consentidora”, “guapísima”, “santurrón”, etc. Alargar la palabra para sorprender.
  • Antibiótico. de Agustín Fernández Mallo. Los postmodernos -es una buena teoría, no me jodan- alargan la palabra para desubicar, descolocar, crear extrañamiento: el prefijo. Ya el título: anti-biótico; ya la ideología: post-modernismo. (La tradición española no tiene otra ideología que el diccionario.) Como en Joan Fontaine, AFM propone una performance ficcional desde la que se escriben los poemas. Ahora está en una casa con nieve encerrado comiendo de latas revenías. “Mi método de trabajo es sencillo: me quedo mirando y objeto y espero a que me afecte”. Largo poema único, de amor a veces, irregular a veces, muy interesante.
  • Gran Vilas. de Manuel Vilas. Manuel Vilas alcanza en este Gran Vilas (ya el título) el éxtasis de ser él. Su poesía auto-referencial, no es ya auto-biográfica, ni anti-biótica, sino puramente parafrénica. El delirio de grandeza, en Vilas, no funciona porque se crea Napoleón, sino porque se cree Vilas, un tipo tan importante y tan mesiánico como el enano francés. Cifra bien la España de nuestro tiempo con ese: “porque llega el calor y ya da todo lo mismo”.
  • Cucarachas con Chanel. de JRamallo. Esquizofrénica postmodernidad canaria: nada menos. Un libro de factura -editorial- muy dudosa -parece un fanzine-, con una fuerte carga porno dentro, letras grandes, en negritas, dibujitos debe de haber también; a lo tonto, lo leí entero y tuvo su gracia.
  • Efectos secundarios. de Rosa Beltrán. Mexicana, la publica 451 editores, la prologa Jorge Volpi. Su novela son 100 páginas sobre un Orlando presentador de libros, hombre, mujer. De fondo, los cadáveres que deja el narco, baleados y balanceados de los puentes. Un poco na, este libro.
  • Oficio de tinieblas. de Rosario Castellanos. Publicada en España por Libros del Silencio, la tengo eternamente a medias: la novela social, comprometida, pasa de moda muy rápido porque pasan de moda sus compromisos; ahora mismo tenemos nuestros propios problemas sociales, nuestra propia literatura comprometida; es difícil leer con algún interés este libro -como el La jungla, de Upton Sinclair, sobre mataderos de principios de siglo XX- si desde las primeras páginas se nos apela políticamente, en lugar de seducirnos por lo estético.
  • Narrativa breve completa. de Carlos Casares. Cuentos gallegos. Variopintos. En algunos la oralidad más directa alcanza el monólogo y eso es el cuento; en otros, Borges envenena y empiezan todos con títulos de libros y middle names; se nota demasiado lo provincial, también desde el delirio de que lo provincial es lo universal: pero eso lo tiene que decidir el lector.
  • Prodigiosos mirmidones. VV AA. Muy interesante -prólogo de Villena- acopio de pasajes literarios sobre el dandi, el atildado literario, su escenificación social. Lógicamente hay un texto de Francisco Umbral, entre franceses y maricas. Un libro ocurrente por intempestivo: 2012, ¿el dandi?)
  • Carta sobre el comercio de librería. de Denis Diderot. Diderot muy enfadado porque se piratean los libros: año 1756.
  • El XIX en el XXI. de Christopher Domínguez Michael. Junto a Juan Mal-herido, es considerado el mejor crítico literario de la hispanidad. Su escritura es pulquérrima y un poco estirada. Más que criticar, en este volumen se da cuenta. Fascinante es La utopía de la hospitalidad; encomiables sus disquisiciones sobre Valera y Galdós -que no haría un español ni loco-; y emotivo su homenaje al santo patrón de los críticos: Sainte-Beuve.
  • Novelas en tres líneas. de Félix Fénéon. El título es más sugerente, más interesante, más legible, que todo lo que viene después. Fútil.
  • Hablar solos. de Andrés Neuman. Tres infinitivos seguidos encaminan la obra o trayectoria de Andrés Neuman hacia una dicción sincera, sensata, rectilínea. Cómo viajar sin ver, Hacerse el muerto, Hablar solos. El desbastamiento de adjetivos, la cortedad de la frase, la primacía del tema sobre la trama: eso aquí. Una escritura minuciosa que encuentra sus mejores -y excelentes- manifestaciones en la voz de “ella”, la mujer del enfermo, y que se plastifica de más en las voces de “él”, el enfermo, y del niño de ambos, un tanto repelente. Me gustaron más los cuentos de Hacerse el muerto, con todo. Luego les pongo una cita.
Esta entrada fue publicada en Multipost, Narrativa 2012, Poesía. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Algunas plantas

  1. Neuman: llegué hasta la página 64: http://criticacreacion.wordpress.com/2012/10/16/leyendo-a-neuman/ Y de ahí no paso, que hay cosas que hacer.

  2. Jonan dijo:

    Muy buenas las fotos, sí señor (la última un poco punki, pero vale). Vas recuperando el pulso, chaval.

  3. Antitongo dijo:

    Es que tan cortas no dan para nada… Lo mejor del post: Olenka Nekrasova.

  4. VD dijo:

    Mira que lees, cabronazo.

    Antibiótico, lo abrí en la biblioteca, vi unas cosas muy raras y lo cerré. Demasiada nocilla. Galego tiña que ser. No sé, si quiero manierismo me cojo la Antología palatina y me dejo de pajas after.

    El de Feneon lo leí recién. Me gustaron los suicidios y los atropellos. Historias del colmo de los colmos. Había tuits realmente buenos.

    Carlos Casares. Literatura gallega cansina. Más recomendable Navaza -gallywood- y Ferrín -nazismo breogán-.

    El de Diderot lo apunto. Tiene pinta de histeria erudita. El de Vilas y el de Neuman no han llegado a las bibliotecas de provincias. Pero hay ganillas, sobre todo el del último, porque la de Barbas y Montes para salir del paso y poco más.

    • Juan dijo:

      El de Diderot lo encontré en la biblioteca, en una edición no venal a cargo del consorcio -o algo- de libreros. No sé si algún sello comercial lo ha publicado, pero debería hacerlo. Apenas 100 páginas donde se habla de casi los mismos problemas de los que hablamos hoy en relación a la industria del libro.

  5. Fede dijo:

    El típico post anti-español de Roberto, con su chauvinismo mal redactado y en el fondo tan conservador, me ha dado un poco de risa. La novela de Neuman a mí personalmente me ha parecido muy buena, y además original en sus escenas sexuales. Hablando de eso, qué bien están las fotos últimamente, concuerdo con Jonan.

  6. Clea dijo:

    Ya empiezas con los culos y tetas, bueno… ¿Para cuando un torso masculino?
    Vilas the best!

  7. Evaristo dijo:

    [juan], que de tríos, orgías y despedidas de soltero no tienes puta idea…

  8. Juan dijo:

    Bueno, Fede, original en escenas sexuales sólo puede parecerlo un escritor para lectores como los que señala Evaristo con su autorretrato. La parte de Elena en Hablar solos es muy buena, con pasajes fantásticos. Hola.

  9. Evaristo dijo:

    Muy bueno lo del autoretrato, [*], pero no hacía falta que corrieras tanto para contestar, de verdad.
    Y días habrá, y libros y blogs, pero tías…

  10. Evaristo dijo:

    “You are so cute when you are frustrated, dear [*]”. Y que sueñes con días, con tías, con tríos y con orgías.

  11. EL JUGADOR dijo:

    EL-JUGADOR… sea dicho.

  12. Títere sin dijo:

    Menuda perla esas Cucarachas con Chanel. El libro no tiene desperdicio

Los comentarios están cerrados.