Diccionario de literatura española contemporánea: Letra P

Panoli (…)

Penetrante (…)

Pigmeo (…)

Pose (…)

Presentación: Acto público donde un libro es oficialmente condenado al fracaso.

Consta de tres partes: el aburrimiento, las quejas de los asistentes del fondo en relación a sus dificultades para oír lo que dicen delante y aburrirse en consecuencia, y el vino (español).

El vino (español) corre y se acaba a mucha más velocidad que el aburrimiento. (VÉASE: coñazo).

Esta liturgia literaria sitúa indefectiblemente al autor en el centro de la mesa; el editor (a su izquierda) y el presentador (a su derecha) acaban normalmente unos centímetros más alejados del autor de lo que estaban al comienzo del acto.

La cosa dura 45 minutos si no hay incidencias (VÉASE: interés).

El público es una amalgama de amigos y familiares del autor, autores amigos del editor y familiares editores del amigo. (VÉASE: charada).

La venta neta que arroja de media una presentación española de literatura contemporánea es de:

8 (ocho) ejemplares de la novela

y

18 (dieciocho) botellas de vino.

En España hay unas cuatro mil presentaciones literarias al año.

Prólogo (…)

Próstata (…)

Puta (…)

***

CASO PRÁCTICO

El jueves pasado se presentaron en Madrid, qué sé yo, doscientos libros. Cualquier escritor residente en Madrid que no presentara su libro el jueves, ni presentara el libro de otro ese día, ni asistiera a la presentación que otro hacía del libro de uno el pasado jueves –ténganlo claro- la jodió pero bien. Seguramente estaba en su casa escribiendo, algo que no se le ocurre hacer en la actualidad a ningún escritor con futuro.

De entre todas las novedades entregadas a la Humanidad la semana pasada, he conseguido sólo dos: llamen a esto la Gran Decadencia de Juan Mal-herido. Son: Conversaciones con David Foster Wallace y Madrid, con perdón. Del perdón hablaremos otro día.

Conversaciones con David Foster Wallace es el primer libro de una editorial de reciente fundación: Pálido fuego. Fundar editoriales se le ha ocurrido a mucha gente en los últimos dos años. La ocurrencia de José Luis Amores incluye traducir él mismo los libros; o algunos. Éste.

El libro es interesante, cargante, cargante y otra vez interesante. Dos a dos. Suframos un párrafo:

“La gente ha estado bajo algún tipo de anestesia metafísica, así que desmontas los axiomas metafísicos y los prejuicios, muestras un corte transversal y revelas las ventajas de su abandono. Es algo literalmente enervante: los despiertas al hecho de que han estado empapándose inconscientemente de algún fármaco narcótico desde que eran lo bastante mayores como para decir mamá.”

Gracias, Dave, donde quiera que estés, por “despertarnos” de nuestra “anestesia metafísica” con un corte “transversal” dado a los “axiomas metafísicos”. En serio.

DFW puede ser encantadoramente humano, sin embargo:

“-¿Cuál era tu intención cuando empezaste este libro (La broma infinita)?

-Quería hacer algo triste.”

La palabra que más repite DFW en estas entrevistas es: autoconsciente. La palabra que más repiten los periodistas, por su parte, no es una palabra, sino un número: 1079.

La broma infinita tiene (a buen seguro, de forma autoconsciente) 1079 páginas. Los periodistas, en estas Conversaciones, repiten tanto el dato que parece que David Foster Wallece no escribió una gran novela, sino un número en una pizarra.

Convertir la literatura en una enorme pizarra saturada de fórmulas matemáticas es a lo que induce la postmodernidad. Lo malo de la pizarra, y de David Foster Wallace, y de la postmodernidad -ya que estamos-, es que hay que volver al aula, al conocimiento pasteurizado; y no tiene uno ganas.

Conversaciones con David Foster Wallace es probablemente ese libro de David Foster Wallace que podrás terminarte. Ya que hay que volver a la escuela, mejor volver al recreo.

Esta entrada fue publicada en Diccionario de Literatura Española Contemporánea. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Diccionario de literatura española contemporánea: Letra P

  1. Gaudio dijo:

    Yo no sé quién lo ha traducido, pero encontrarte con un “taller universitario” habla de lo poco que sabe el traductor de los seminarios de traducción. Por lo demás, olé sus huevos.

  2. Lennox dijo:

    Ver a un mono de feria como tú subiéndose a la chepa de Wallace para hacerse el guay me produce una inseguridad ontológica de la hostia. Al menos antes tenías gracia.

Los comentarios están cerrados.