Mundialito de escritores 2013

PRIMERA JORNADA

Lugar: Salón de actos de la Escuela de Música de Sigüenza. Aforo: vacío. Condiciones climáticas (nota Benet): Nublado.

Generación de los 60 vs. generación de los 70:

gen60finalgen70final

Seleccionador G-60: Luisgé Martín (1962)

Convocados:

Titulares

1. Belén Gopegui (1963). Sus ejemplares reflejos y su flexibilidad corporal, que le permite lanzarse al suelo con agilidad o estirarse en piruetas increíbles, la convierten en imbatible .

2. Juan Bonilla  (1966). Es un jugador creativo, que combina la seguridad y el control exacto de su zona con la capacidad de sorpresa.

3. Almudena Grandes (1960). Su versatilidad le permite jugar en varias posiciones. Es rápida en la banda y tiene regate. Obliga al equipo rival a jugar replegado

4. Rafael Reig (1963). Central leñero de una eficacia probada. Puede desconcertar al contrario con inteligencia, pero en caso de no conseguirlo se tira al suelo para derribarlo .

5. Ignacio Martínez de Pisón (1960). Es una muralla defensiva y saca siempre el balón jugado. Tiene una prodigiosa visión del terreno de juego y sabe funcionar en equipo.

6. Marta Sanz (1967). Tan virtuosa construyendo juego como destruyéndolo. Puede poner un pase a 50 metros o cortar un contraataque rival en seco.

7. Javier Cercas (1962). Su gran cualidad es la velocidad. Hace unas internadas por la banda que desbordan cualquier intento de controlarlo.

8. Marcos Giralt Torrente (1968). Su pie es un guante. La precisión de su toque es milimétrica. Donde pone el ojo, pone el balón.

9. Antonio Orejudo (1968). Es un delantero centro nato. Juega en el área, pero baja también a recoger la pelota donde haga falta y se faja hábilmente con ella.

10. Luis Magrinyá (1960). Es un maestro del juego posicional, sin balón. Su colocación en el campo permite la apertura de huecos en las líneas defensivas contrarias.

11. Fernando Royuela (1963). Tiene un genio técnico que provoca el asombro. Llevado de esa facilidad, a veces se excede en el regate, pero siempre acaba atravesando las líneas defensivas y participando decisivamente en el gol

Suplentes

Ray Loriga (1967)

Javier Pérez Andújar (1965)

Javier Azpeitia (1962)

Eloy Tizón (1964)

Francisco Casavella (1963-2008)

Félix Romeo (1968-2011)

SEGUNDA JORNADA

Lugar: Patio trasero de la casa de Juan Pérez (benefactor), Elche. Aforo: Juan Pérez. Condiciones atmosféricas (nota Benet): Sol racheado.

Generación de los 70 vs. Generación latinoamericana de los 70:

gen70finallatin70final

Seleccionador G-70: Alberto Olmos (1975)

Convocados

Titulares

1. Isaac Rosa (1974)  Aunque sin el vuelo lírico de otros porteros, se muestra muy sólido en todas las destrezas de su oficio, particularmente en la dirección del equipo, que lleva a cabo con incendiarias soflamas desde el área chica.

2. Elvira Navarro (1977) Experta en el pase de media distancia -aunque a veces se lo piensa mucho antes de darlo-, resulta un seguro de vida en su posición, que tiene ganada de forma indiscutible.

3. Jon Bilbao (1972) Disciplinado y regular, la experiencia acumulada en sus últimas cuatro temporadas hace de él un serio aspirante a vestir la camiseta de la selección durante varias décadas.

4. Javier Calvo (1973) Con muchas temporadas en sus botas, y grandes gestas en su currículum, sólo puede afeársele una concepción del fútbol claramente distinta a la de mayoría de sus compañeros.

5. Mercedes Cebrián (1971) El pase corto en ella resulta magistral, así como el regate, y hasta la marca de sus botas. Se fatiga en exceso en las largas distancias, pero sabe recuperarse a tiempo.

6. Óscar Esquivias (1973) Versátil, generoso y muy querido por sus compañeros, su humildad hace que los periodistas lo tengan menos en cuenta en sus titulares de lo que deberían.

7. Mario Cuenca Sandoval (1975) Empeñado en dirigirse a sus compañeros en inglés en la antesala de los partidos, resulta luego enormemente eficaz en su posición, de una elegancia poco frecuente en el fútbol de alta competición.

8. Andrés Barba (1975) Uno de los jugadores más veteranos del equipo y, también, de los más fiables. Prácticamente, no falla un pase.

9. Álvaro Colomer (1973) Agresivo hasta llegar a la tangana -casi todas las empieza él-, su decisión de cara al gol no conoce igual. Un delantero centro de los de toda la vida, sin metáforas.

10. Andrés Neuman (1976) Argentino nacionalizado español, sube como un argentino y baja como un español; remata como Maradona, regatea en una baldosa. No ha recibido una tarjeta roja en toda su carrera.

11. Pablo Gutiérrez (1978) Joven futbolísticamente, en sólo tres temporadas ha conseguido ser celebrado por la afición y por los cronistas. Un tanto irregular, se le acusa a veces de manosear sin sentido la pelota.

Suplentes

Juan Aparicio-Belmonte (1971)

Fernando San Basilio (1970)

Gonzalo Torné (1976)

Pablo Sánchez (1970)

Ricardo Menéndez Salmón (1971)

Juan Manuel de Prada (1970)

TERCERA JORNADA

Lugar: Pasillos de la facultad de Filologia de Madrid. Aforo: itinerante. Condiciones empíreas (nota Benet): Techado.

Generación latinoamericana de los 70 vs. Cuentistas españoles 60->:

latin70finalcuentistas

Seleccionador G-70-Latinoamericana: Federico Guzmán Rubio (México, 1977)

Convocados

Titulares

1. Federico Falco (Argentina, 1977). Tiene reflejos, Falco, y también suerte: la pelota nunca le bota mal ni le hace extraños. Intuye por dónde viene el tiro y ni el delantero más astuto lo agarra por sorpresa. Sus salidas son prudentes, despeja con precisión, no se pone nervioso y no le tiene miedo al penalti. Entre tanta calma, al final del partido, en un córner a favor, enloquece, acelera, atraviesa la cancha y mete gol de cabeza.

2. Samanta Schweblin (Argentina, 1978). Aunque no muy parecidos a primera vista, Schweblin guarda más de una similitud con César Luis Menotti: recuerda glorias pasadas y defiende un juego que parece ya no importarle a la afición. Algo de razón llevan, pues nadie ha igualado esas glorias, y ese juego –que gana por knock out, decía Menotti– sigue dando mejores resultados, en este equipo, que las victorias por decisión.

3. Juan Gabriel Vásquez (Colombia, 1973). En una escuadra en la que sobra virtuosismo y falta solidez, Vásquez contribuye con la sabiduría de su oficio. De acá no saldrán chilenas, escorpiones, palomitas ni otras pirotecnias, y la televisión rara vez repetirá sus jugadas. Pero los tiros libres los cobra Vásquez.

4. Juan Sebastián Cárdenas (Colombia, 1977). Conjuga características infrecuentes en un mismo futbolista: por un lado, rabia y ganas de jugar; por el otro, visión de campo e inteligencia. Sabe, y lo disfruta, repartir leña y salir jugando, con estilo y un objetivo claro. Se ignora, sin embargo, si no tiene mayor posesión de balón por crear dinamismo y si no traspasa la media cancha por no abandonar la defensa, o bien, si simplemente se le cansan las piernas.

5. Wilmer Urrelo (Bolivia, 1975). Al menos un jugador tiene que tener condición física en un equipo de futbol. A Wilmer Urrelo nunca se le verá en el césped, en el primer tiempo extra, lloriqueando por los calambres y vociferando que no le interesa jugar entero el gran partido latinoamericano. Esa gente, masculla Urrelo, siempre falla los penales, aunque los cobre a los 5 minutos de juego.

6. Alejandro Zambra (Chile, 1975). Con calma y algo de sorpresa, Zambra contempla cómo su elegante estilo acabó por imponerse: el pase corto y preciso, el juego limpio, el tiro a ras de suelo, la sutileza por encima de la espectacularidad, el futbol técnico sobre el físico, más Barcelona que Manchester. Sería buen defensa, si no fuera porque se deshace del balón demasiado pronto, como si temiera romperse una pierna o caerse y mancharse el pantalón corto. Como organizador y creador de juego es impecable.

7. Patricio Pron (Argentina, 1975). El medio campo es el terreno ideal para que Pron despliegue sus múltiples facultades: movilidad, destreza para colocarse, sentido táctico, frialdad para leer el partido y capacidad de adaptación a cualquier liga y estilo de juego. Por si fuera poco, su empuje y hambre de gol le permiten incorporarse al ataque, donde tiene velocidad y es un buen rematador, en especial de córners. Sabe quitarse la marca y, llegado el caso, engañar al árbitro con astucia.

8. Álvaro Bisama (Chile, 1975). Parece costarle dominar la pelota, pero nadie se la quita. Sus tiros a gol se estrellan con un rival, rebotan, tocan el poste y al final entran. Avanza a trompicones, con brío, hacia donde él quiere. Lo que parece un pelotazo es un pase a profundidad. Debajo de la camiseta de la selección trae una de Sepultura, y debajo de la de Sepultura, una del equipo de su infancia. Juega con la decisión de un nostálgico rabioso.

9. Yuri Herrera (México, 1970). Nadie gambetea como Herrera. Le gusta el gol, de preferencia si es de tijerita, si le permite hacer un sombrerito o si deja tirado al mejor defensa en el camino, tras hacerle un túnel. Exigirle pases largos o contragolpes a toda carrera es absurdo; lo suyo es el área chica, en donde el balón, a sus pies, es una varita mágica.

10. Claudia Hernández (El Salvador, 1975). La salvadoreña juega con tersura, imaginación y gracia, lo que se traduce en la creación de jugadas de peligro. Sus escapadas por la banda son sorpresivas, pero a veces se le acaba la cancha antes de tirar el centro. No le pasan el balón muy seguido, pero ella no es vengativa con sus compañeros; disfruta casi tanto con un pase a gol que con una anotación propia.

11. Carlos Velázquez (México, 1978). Dejar el juego en sus manos sería insensato. Pero, veloz en la banda e impredecible, Velázquez desequilibra a cualquier escuadra y no se achicopala de cara al arco. También sabe provocar, y en el campo se requiere a alguien con alfileres y que saque de sus casillas a Zidane. Con la diferencia de que Velázquez le devolvería el cabezazo.

Suplentes

Pedro Mairal (Argentina, 1970). Futbolista versátil, de la vieja escuela, que confía más en la garra y en la templanza que en la gambeta y la pelota con efecto. Es el único jugador de la selección que aún cree en el futbol total. Hace bien todo, de ahí que sea difícil decidir en qué posición alinearlo.

Ena Lucía Portela (Cuba, 1972). Sin aparente interés en el juego, Portela mata el tiempo mascando tabaco (se cree en un estadio de béisbol) y contándoles a sus compañeros de banca aquellos viejos tiempos en que el futuro del futbol latinoamericano pintaba cubano. Puede escupir el tabaco y saltar a la cancha en cualquier momento, claro, y recordar por qué se la conocía como El Huracán Portela.

Félix Bruzzone (Argentina, 1976). Poco se ha visto jugar a Bruzzone; algunos minutos, un par de jugadas que muchos ensayan en el entrenamiento y pocos, entre los que él se cuenta, concretan en el partido. Se le deben algunos de los goles más hermosos de la selección, pero los defensas oponentes ya le conocen los trucos y las mañas. Queremos más.

Eduardo Halfon (Guatemala, 1971). Especialista en el balón parado y la jugada de pizarrón, Halfon sabe cómo hacer para que la jugada de siempre resulte sorpresiva. Domina su área, es estricto en la marca y juega con parsimonia, lo que no es poco en medio de un equipo propenso al estallido y la pataleta.

Luis Jorge Boone (México, 1977). A Boone le gusta tanto correr con el balón por el césped que se le puede olvidar que está jugando un partido. Más que una arena romana, para él, el campo es un paisaje. Sin embargo, en medio de varios de sus compañeros –en busca de la jugada estruendosa, la individualidad o el pase fino– Boone aporta fluidez. Sabe, además, cuándo conviene el pase horizontal y cuándo el vertical.

Diego Trelles Paz (Perú, 1977). Su juego es violento, y las patadas que pega a sus oponentes, no siempre inevitables, pueden resultar demasiado escandalosas. En contrapartida, sus compañeros lo aprecian, pues cuando al estadio sólo se accedía pagando, el peruano se encargaba de conseguir una cancha para entrenar y de comprar el balón. Es efectivo y ambicioso, y no descuida la posesión de la pelota, que trata bien, aunque haga un contragolpe de tres cuartos de cancha.

QUINTA JORNADA

Lugar: Aula magna de la guardería de Tordesillas. Aforo: sillas. Condiciones isobáricas (nota Benet): Papillas.

Cuentistas españoles 60->vs. Generación de los 80

cuentistas800

Seleccionador Cuentistas españoles : Juan Carlos Márquez (1967)

Convocados

Titulares

1. Jon Bilbao (1972) Portero en la tradición de los grandes porteros vascos. Sobrio y poderoso en el juego aéreo y dueño absoluto del área pequeña. Difícil de sorprender a balón parado. Tiene buenos reflejos y tapa muy bien los huecos en el uno contra uno.

2. Ignacio Ferrando (1972) Es un central sólido. Muy seguro. Va bien de cabeza y corta el juego del rival sin apenas faltas, con un gran sentido de la anticipación. No se encoge a la hora de lanzarse al ataque y siempre juega la pelota con mucha intención.

3. Fernando Clemot (1970) Otro central fuerte, corpulento, vigoroso. No rehúye el choque y está siempre muy encima del contrario. Se incorpora poco al ataque, pero en los córners y faltas en las inmediaciones del área rival se convierte en un rematador de cabeza peligrosísimo.

4. Esther García Llovet (1963) Rápida y agresiva. Una interior con muchísimo recorrido. En la defensa es muy difícil de superar, sobre todo por bajo, y en el ataque se convierte en una delantera más, de fútbol directo e incisivo y disparo raso y potente.

5. Óscar Esquivias (1972) Aunque por necesidades tácticas su posición es la de interior, en la práctica Esquivias es un centrocampista más con un manejo muy fluido del balón y un quiebro fácil, virtudes que le convierten en un lateral muy útil para dar salida al juego en los momentos de presión del equipo rival. Su fútbol es muy alegre y dinámico y contagia esa alegría y dinamismo al equipo.

6. Ángel Zapata (1961) Poderoso físicamente y muy creativo con el balón en los pies. Tiene una gran visión de juego y una técnica depurada que hace que sus pases sean medidos para los compañeros e inesperados para los rivales. Un cerebro-artista en la organización de cualquier equipo.

7. Eloy Tizón (1964) Fino estilista. No es un futbolista de gran físico y, sin embargo, su presencia en el campo es muy grande. Sube, baja, corta, reparte juego, siempre con criterio. Cuando peor lo está pasando su equipo, suele aparecer y se lo echa a la espalda con su fútbol virtuoso de toque, o bien se inventa una jugada que desequilibra el partido.

8. Víctor García Antón (1967) Su pie izquierdo es un guante. Puede poner el balón donde quiera. Es un pasador magnífico que disfruta del juego colectivo. Cuando está en forma y sus compañeros lo secundan mínimamente, el contrario pierde de vista el balón durante minutos, acaba adormecido en una tela de araña de la que a menudo le despierta una jugada de peligro en su área o el gol.

9. Javier Sáez de Ibarra (1961) Extremo habilidoso, versátil, rápido y vertical. Los defensas rivales le temen y suele ser objeto de muchas faltas. A menudo su fútbol directo, retador, acaba desquiciando a los contrarios. Cuando se trata de defender se aplica con la misma intensidad.

10. Matías Candeira (1984) Su principal virtud es su habilidad para ver líneas de pase en las áreas, donde solo parece haber piernas. Es un futbolista de último pase, generoso, y sin embargo su disparo es potente y colocado, con mucha intención.

11. Miguel Serrano Larraz (1977) Delantero muy técnico y rápido, de disparo duro. Tiene una gran habilidad para jugar sin balón, entre líneas, sacando de sitio a los defensas rivales con su movilidad. Cuando se ve desasistido es capaz de fabricarse sus propias ocasiones de gol. En la presión al contrario, es el primer defensa.

Suplentes:

Carlos Castán (1960)

Pedro Ugarte (1963)

Ernesto Calabuig (1966)

Carlo Padial (1977)

Juan Gómez Bárcena (1984)

Sara Mesa (1976)

RESULTADOS

Generación española de los 60 (4)- (1) Generación española de los 70

Generación española de los 70 (2)- (2) Generación latinoamericana de los 70

Generación latinoamericana de los 70 (8)- (0) Cuentistas españoles

Cuentistas españoles ()-() Generación de los 80 [suspendido por falta de asistencia de la Generación de los 80]

Esta entrada fue publicada en Astracanadas. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Mundialito de escritores 2013

  1. ¿Los autores de los goles?

  2. Dr. Diable dijo:

    Generación de los 80.

    Titulares

    POR: Daniel Espinar (1982)
    LIB: Antonio Montes (1980)
    LDR: Guillermo Aguirre (1984)
    CENT: Miguel Espigado (1981)
    LIZ: Rubén Martín Díaz (1980)
    PIV: Alejandro Ingrisano (1986)
    MDR: Laura Fernández (1981)
    MIZ: Antonio J. Rodríguez (1987)
    MP: Juan Soto Ivars (1985)
    SD: Martha Asunción (1986)
    DC: Ben Clark (1985)

    Banquillo:
    Pablo Fidalgo (1984)
    Elena Medel (1985)
    Aixa de la Cruz (1988)
    Pablo Muñoz (1988)
    Jimina Sabadú (1981)

    Entrenador:
    Dr. Diable (1981)

    • Pustulio dijo:

      Aixa de la Cruz debe ir de titular. ¿Dejaste afuera a alguien? ¿Por qué alinea Pablo Muñoz si es un escritor inédito?

      • Dr.Diable dijo:

        Aixa de la cruz al banquillo por escuchar a los Sex Pistols en vez de Vivalvi en los entrenos. Fuera quedan todas las imitaciones de Laurita Gallego y novelistas zombie mierda y elfos pagafantas (un respeto a Poe, Hoffmann, Bulwer-Lytton, Villiers, Lorrain y el Barón Corvo, por el amor de Dios). Hombre, que yo sepa don Pablos ya ha debutado y ha sido seleccionado por El cultural en la selección Ni-Ni.

    • Jonan dijo:

      Por favor: a esta selección les meterían más goles que al equipo aquél de Malta que se dejó golear por España… y encima, no haría falta ni comprar el partido.

    • Juan dijo:

      Gracias por la selección, Dr. Diable. Pero date cuenta de que has tenido que echar mano de poetas para poder llenar el campo. Conozco a casi todos, y a Aixa y Fidalgo los hubiera puesto de titulares. Por otro lado, es difícil creer en jugadores que sólo han publicado una vez o ninguna, y según qué cosas.

      • Dr.Diable dijo:

        Cierto. He tenido que echar mano de poetas, Juan. Pero también hay que decir que hace diez años se le daba más oportunidades a la cantera. Ahora juegas en regional y gracias. De todas formas, creo que cantidad no implica calidad. Ahí tienes a Repila: dos novelas y con un rendimiento acojonante. Lo que faltan son misters como Gonzalo Canedo. Una pena.

        De todas formas, eres un bendito. Eres de los pocos lectores en España que lee a España.

        Saludos.

  3. Zote dijo:

    Después de leer tanto nombre, la verdad, se le retiran a uno las ganas de escribir…

  4. Así es como se pierden los partidos, hombre… No se puede dejar a Romario fuera de las convocatorias: Hipólito G. Navarro (1961). A ver si no cómo vas a romper el catenaccio del realismo más rancio y las cerradas tácticas del cuentismo tallereto.

    Por menos de eso han caído muchos seleccionadores y hemos estado tanto sin ganar títulos…

  5. Lansky dijo:

    La verdad es que esto ya se ha hecho con filósofos no hace mucho, y es un pobre juego de ingenio, como todos los juegos de ingenio. Al final esto conduce a que Valdano hable como un pedante insoportable, lo que siendo argentino es aún más peligroso

  6. e.r. dijo:

    Pobrecitos los españoles… ¿por qué tienen que jugar solitos contra todos los latinoamericanos?

  7. Javier dijo:

    Para la selección de los 80 propongo a 1) Gabriel Sofer, su solvencia clásica hace que no pierda nunca el balón. No tiene un gran recorrido pero gracias a la seguridad de su manejo y a una técnica simple y elegante, puede revolverse en medio metro, dejar al rival atrás y dar ese centro chut que, ya sea por la cabeza de un compañero o por despiste del portero, acaba entrando por la escuadra. 2) Victor Balcells Mata. El escuchimizado ese que corre como un loco por la banda con toda la apariencia de no saber qué hace. Ya estás a punto de darle el grito cuando encadena 17 cabriolas seguidas y te deja sentado con la boca abierta. Irregular, no siempre marca y a veces juega sucio, pero mola un huevo verlo jugar. Y eso se agradece mucho entre tanto partido soporífero.

    Por lo demás, coincido con Dr. Diable, la cantera tiene ahora mismo muchas más oportunidades de ganar el euromillón que de pasar de tercera regional.

Los comentarios están cerrados.