#Solapas

Lucía Etxebarria es hija de un abogado y economista, hermana de tres economistas (dos de ellos catedráticos en prestigiosas universidades) y ex cuñada de quien es considerado uno de los economistas más importantes de España. Ajena a la tradición familiar, se decantó por las letras puras y, sin embargo -apellido y ambiente obligan-, es capaz de explicarle a cualquiera qué es la Curva de Kondratieff, la Ley de Say o el Teorema de la Teleraña sin pestañear. Amén de eso, se dedica a escribir novela, ensayo, guiones, poesía y cuentos para niños. Ha ganado el Premio Planeta, el Nadal, el Primavera de Novela, el Premio Barcarola de Poesía y el Premio II Lazio de Narrativa concedido por el Ministerio de Cultura Italiano. Es Doctora Honoris Causa por la Universidad de Aberdeen (Escocia). Su obra se ha traducido a veinte idiomas.

Lucía Etxebarria, Liquidación por derribo, 2013

La bicicleta del panadero es, en su añoranza del porvenir, un libro generador de conciencia; también, una polifonía redentora de la imaginación condenada al monólogo del individuo. En este atormentado retablo, en el que luchan la aspiración de absoluto y las devastaciones de la experiencia, la poesía se concibe como una restitución ante la historia del oprobio y como un reflejo de lo irreparable, que ilumina las zonas que han sido negadas a la memoria. Con la ironía como gran sospecha ante la conducta del saber, este nuevo libro de Juan Carlos Mestre despliega un entramado simbólico, en la herencia imaginativa de su poesía, que renueva el diálogo con la conciencia civil: una conmovedora visión de las utopías de la felicidad, la desobediencia ante el sufrimiento y la insurrección estética como acto de legítima defensa frente a los discursos de dominación. // Asamblea de voces que hilvana una tesitura inconfundible y un poder de seducción subyugante, La bicicletra del panadero indaga en los territorios donde lo sublime y lo prosaico se desposan para asombro de toda preceptiva. En este libro, magistral en su lúcida vigilancia de las lindes entre pensamiento y escritura se nos ofrece el Mestre más complejo, también el más arriesgado, el más irreverente, el más airado, el más divertido, el más conmovido y asaltado por la precisión y la alucinación del lenguaje poético. Entre la exaltación y la duda, entre la confusión y la clarividencia, un sujeto cercano y a la vez elusivo en su capacidad de vestir todas las máscaras tiende la mano al lector desde el confín de la derrota y la pérdida, donde cada despedida es un regreso y cada encuentro una constatación de vacío. Calambur tiene la confianza de ofrecerles un libro que será capital en la poesía española contemporánea y, más allá, en el futuro de nuestro idioma.

Juan Carlos Mestre, La bicicleta del panadero, 2012

Esta entrada fue publicada en Astracanadas, Citalogía, Del género tonto. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a #Solapas

  1. julian bluff dijo:

    Es imposible acabárselas. Directamente.

  2. Agapito dijo:

    Provocan el vómito…

  3. Anónimo dijo:

    Joder, a la Etxebarría ya no le queda ni un poso de talento para titular su nuevo libro: tiene que recurrir al plagio, como viene siendo habitual en ella. Existe un gran autor (este sí) llamado Miguel Sánchez-Ostiz, uno de los referentes del género “diarístico” en lengua castellana, que publicó uno de sus volúmenes de diarios con el título “Liquidación por derribo”. Pero claro, a quién le importa ¿no?

    Subcomandante Marcos.

  4. múltiple dijo:

    En la solapa de la señorita Etxebarria se han olvidado de incluir alguna referencia a sus múltiples denuncias por plagio, así cómo las denuncias por agresión y robo. Qué descuido ¿no?

  5. Jonan dijo:

    Yo hubiera escrito la de Lucía así (Por cierto, ¿no había dejado de escribir, esta tía? Joder, que poco dura la alegría en la casa del pobre):
    Lucía Etxebarria es hija de un abogado y economista, hermana de tres economistas (dos de ellos catedráticos en prestigiosas universidades) y ex cuñada de quien es considerado uno de los economistas más importantes de España: gracias a la tradición familiar -apellido y ambiente obligan-, ha ganado el Premio Planeta, el Nadal, el Primavera de Novela, el Premio Barcarola de Poesía y el Premio II Lazio de Narrativa concedido por el Ministerio de Cultura Italiano.

  6. Cuanto más pedante la reseña más vacío el libro.

Los comentarios están cerrados.