La misma ciudad, de Luisgé Martín

Por ejemplo, La mujer de sombra sí es una de las mejores novelas españolas del siglo XXI, un libro que colocó a su autor, Luisgé Martín, en primerísima fila de la narrativa de nuestro país. Dos o tres reseñistas se han enterado ya.

Por ello, uno lee con tranquilidad -recibe con tranquilidad- el nuevo título de Luisgé Martín: qué más quiere, ya ha tocado la pared con La mujer de sombra, ya ha puesto pica en Flandes y listoneado su talento; si esta no fuera gran cosa, ni siquiera habría mayor problema en decirlo. O eso creo yo.

La misma ciudad son ciento y pocas las páginas sobre un señor que aprovecha los atentados del 11 de septiembre para desviarse de su destino, de su esposa -una esposa es un destino-, de los escalones de la escalera que lleva hasta su casa. La identidad -como ya vimos en La mujer de sombra– es asunto caro al autor, que busca habitualmente papeles falsos, deneís y eso, para sus personajes.

El libro empieza un algo rutinario, con reflexiones sobre cumplir cuarenta que se alargan en exceso, y luego hay una suerte de cliché narrativo (si esta no fuera gran cosa, ni siquiera habría mayor problema en decirlo) que afecta al propio lenguaje, que hace paradas en algunas formas verbales consabidas y perezosas.

Luego remonta, bastante, y aunque pasa por momentos de inverosimilud obrera -a uno no le dan trabajo de camarero sólo porque esté desesperado y quiera ese trabajo de camarero, amigos parados, 6 millones- y por un pasaje de azoteas donde se dan fiestas y cita Royuela, Giralt y otros amigos del autor (piedad: al lector estos homenajes no le hacen gracia), acaba con precisión en las listas de fallecidos en las Torres Gemelas, como fábula irónica de la vida y de sus afanes, dejando lo leído hábilmente cuestionado.

Bien.

Esta entrada fue publicada en Narrativa 2013 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La misma ciudad, de Luisgé Martín

  1. ¿Me podrías explicar por qué “La mujer de sombra” es tan buena?

  2. Mike dijo:

    A mí me ha gustado también. Es un cuentete, una fabulilla, por lo que no creo que la verosimilitud sea para nada importante.

  3. Jonan dijo:

    muy guapa, la de la foto. Incluso con jersey y todo.

  4. Pingback: La misma ciudad, de Luisgé Martín...

  5. zacmontano dijo:

    “La mujer a la sombra” es una buena novela, pero ni mucho menos la colocaría yo en la primerísima línea de la narrativa de ninguna parte. Algunas escenas están metidas con calzador para que todo cuadre finalmente, entonces uno se percata del porqué esas escenas que no vienen demasiado a cuento (por ejemplo, el pormenorizado encuentro del protagonista con la niña-puta). Me gusto más “La hermana de Katia”, de Andrés Barba, por nombrar una novelilla que leí por las mismas fechas.

  6. Creo que para ser la mejor novela española del siglo XXI le falta (en mi humilde opinión de lector infrecuente), aunque la trama está muy bien llevada y tiene una atmósfera que absorbe. Algunos pasajes detectivescos son flojos -y hasta ridículos-, pero es de lo mejor que últimamente he leído de literatura española contemporánea.

Los comentarios están cerrados.