El barrio y los señores, de Gonçalo Tavares

A ver. Gonçalo Tavares es un extraordinario escritor portugués que en España publican unos y otros -Mondadori, de últimas- y en México Almadía. Tavares se ha inventado un barrio para domiciliar a personajes imaginarios con nombre de escritor famoso. Va sacando libritos sobre estos “señores” (nunca señoras, por cierto) y algunos se publican en España y otros no y algunos los encuentras y otros no y así no hay manera. Almadía, lúcidamente, ha reunido a diez de estos señores en un único volumen maravilloso.

Tavares -a ver-, lo que yo he leído, tiene esa pátina infantiloide que no sabe uno -ahora mismo- de dónde viene, si de Alicia y sus viajes especulares o de las fábulas de Kafka o de la propia literatura infantil, pervertida. Es una literatura que parte de la inocencia para narrar las grandes cosas de la vida: sólo la inocencia, tantas veces, le parece uno apropiada para narrar las grandes verdades de la vida. Así, se simboliza mucho, se juega con los arquetipos -la puta, el señor, el niño, la ciudad-, y todo para dar en tesis sabihondas sobre la especie humana, especias del ser.

En El barrio y los señores hay tres ídem que me han gustado mucho. El primero, el señor Valéry (“y la lógica”). Esta novelita viene con dibujitos y arranca así: “El señor Valéry era chiquitito, pero daba muchos saltos. Explicaba: Soy igual que las personas altas sólo que por menos tiempo”. El segundo, el señor Swedenborg (“y las explicaciones geométricas”). Aquí también hay muchos dibujos -figuras geométricas, de hecho-, casi más que palabras: muy curioso. Y el tercero: el señor Juarroz (“y el pensamiento”). Claramente influido por los poemas verticales del propio Juarroz, encontramos afirmaciones como esta: “El señor Juarroz insistía en mantener en su casa un cajón para guardar el vacío.”

El resto de señores es también muy interesante, pero ya recomienda el autor en un prólogo que no se lea todo este libro de un tirón para no cogerle manía a Portugal. Hay mucho microrrelato, mucha trascendencia de baldosa, mucho rotring.

El barrio crecerá, avisa Tavares.

Esta entrada fue publicada en Imprescindibles, Rareza y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El barrio y los señores, de Gonçalo Tavares

  1. pepemoreno dijo:

    Esa frase del relato titulado Juarroz revela que Tavares tiene una clara influencia matemática. Cualquier topología debe contener al espacio total y al conjunto vacío, de manera que, en cuanto se me ha pasado la sorpresa de leerlo tan lindamente escrito, me he ido al google a ver qué se decía en la wikipedia acerca del pollo. No he encontrado datos, pero en una entrevista en El País y en algún otro sitio él mismo habla de su relación con las mates. Gracias por descubrirme a este autor y también por esta página que vengo leyendo desde hace muy poco tiempo pero (casi) siempre con placer.

  2. Offuscatio dijo:

    Sólo a título de curiosidad comentarle que, en Portugal, el autor también va publicando sus libros con distintas editoriales. Saludos,

  3. Marco A. dijo:

    E Italo Calvino cubano…

  4. olegario rebenque dijo:

    Max Aub señaló lo ruidosa que era españa……..

Los comentarios están cerrados.