#estimación

El noventa y nueve por ciento de las veces los más “populares”, los más “exitosos” entre nuestros escritores (por un breve periodo, al menos) son personas de mero parloteo, perseverancia y desvergüenza -en una palabra, metomentodos, aduladores, saltabancos. Fácilmente conquistan a aburridos directores [de prensa] (cuya atención muy a menudo está más ocupada en la política o en otros “negocios”) para que acepten publicar informaciones favorables escritas por -o que den pie a que las escriban- partes interesadas; o al menos, que acepten alguna información de la que, en circunstancias normales, ninguna noticia debiera darse. Así se fabrican las efímeras reputaciones que, la mayoría de las veces, están al servicio de propósitos determinados; es decir, del dinero puesto en la bolsa del asaltabancos o del director del asaltabancos. Nunca hubo asaltabancos al que se le pudiese hacer comprender el valor de la verdadera fama. Los hombres de genio no recurrirían a estos chanchullos, porque el genio conlleva en su más pura esencia un desprecio de la trapacería; de ahí que los asaltabancos siempre cobren ventaja, durante algún tiempo, sobre los hombres de genio, en lo que respecta tanto a los provechos pecuniarios como a lo que se presenta como pública estimación.

Edgar Allan Poe

Esta entrada fue publicada en Citalogía. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a #estimación

  1. Seguimos es las mismas… ¡y qué grande, Poe!

  2. julian bluff dijo:

    “… y empecé a descubrir que muchos autores eran menos admirables en sus obras que en las páginas de críticos y cronistas…”

    Bioy Casares, al comienzo del libro de sus conversaciones con Borges.

    “Y, como es obvio, al reves pasa exactamente lo mismo”.😉

    julian bluff, en la entrada del 08 de julio de 2013, del blog de Juan Malherido

  3. Zote dijo:

    Grande, Poe, parece que lo escribió ayer.

  4. Ian Detroula dijo:

    Este tipo de comentarios son sensacionales porque nos hace sentirnos superlistos. Nosotros sí sabemos lo que es bueno y el resto son tontacos, ja ja ja. Es como ese comentario repetido hasta el tedio de los que ganaron el Nobel de literatura y nadie les recuerda. ¿Cuántos de los que se rasgan las vestiduras (y citan a sus tótems -de Borges a Roth pasando por quien les apetezca-), cuántos, repito, han leído a esos autores a los que se permiten denostar?

    Dense nombres, títulos y argumentos concretos. El resto son generalidades que tienen el mismo sentido al derecho que al revés.

Los comentarios están cerrados.