Confabulario definitivo, de Juan José Arreola

Juan José Arreola es un clásico de la literatura mexicana o al menos tienen una sala con su nombre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Juan José Arreola escribe cuentos, lo que concede bastante mérito a esa sala que digo. Juan José Arreola ocupa el número 238 de la colección de Cátedra “Letras Hispánicas”, con su obra Confabulario definitivo. Está muerto.

Su estupendo cuento Parábola del trueque me ha hecho acordarme de él estos días con poco que leer y mucha calorina y acercarme al conjunto de sus relatos, por ver si había otro a la altura del Trueque o, cuando menos, esas mismas prosas preciosistas. La verdad es que no he encontrado ningún cuento a la altura de la Parábola.

Son cuentos ocurrentes, muchos, tan ocurrentes y tan de ocasión que JJ Arreola bien podría erigirse en el santo patrón de los talleres literarios. Tiene un par de piezas en las que juega con la literalidad de “ponerle los cuernos” y de “hacer pasar un camello por el ojo de una aguja”, respectivamente. Esas son las cosas que fabrica uno cuando no tiene nada que vender.

Los relatos se suceden como gallinas de corral despavoridas, sin la menor relación de unos con otros ni de ninguno con algo que uno pueda entender importante. Del cuento literal pasamos al cuento fantástico y de éste al cuento histórico, y luego hay una muñeca hinchable perfectísimamente follable y eso es el futuro: quedar viejo.

Misógino -machista- (La mujer amaestrada) también lo es un rato.

Esta entrada fue publicada en Cuento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Confabulario definitivo, de Juan José Arreola

  1. Lester Dexter dijo:

    Por si no lo sabías ya, la traducción de Moby Dick que estás leyendo, obra de una tal no sé qué Dávila, es una puta mierda.

    • Juan dijo:

      Todavía no estoy leyendo Moby Dick; puse esta imagen por poner alguna: es la primera que apareció en google. Espero leer la edición de Cátedra, obviamente.

  2. Kafka dijo:

    Yo siempre me fío de las traducciones de Valdemar. Les pagan más.

Los comentarios están cerrados.