# autoestima

La verdadera realización mía de este verso, que había de ser decisiva en mi obra y en la poesía española y americana de su época, me la trajo el mar. En 1916, enero, en el traquetreante tren, camino de Cádiz para embarcarme a América, empecé a escribir unas notas en verso libre que yo consideré provisionales en el primer momento, movidas por el traqueteo del tren y ya con la oleada del Atlántico. Al llegar a Cádiz, y ponerlas en limpio en el reposado cuarto del hotel de Francia, comprendí que eran el jermen de un nuevo yo poético.

El llamado verso blanco español era cosa bien distinta, con un empaque y una monotonía que siempre odié. Unamuno sí había escrito ya en un verso que era intermedio entre el blanco y el mío, pero con más división estrófica y con más rijidez. Yo veía un verso libre desnudo, sensual, como una mujer desnuda en monumento rítmico (siempre he visto mis formas poéticas relacionadas con la mujer desnuda), y creé ese verso desnudo sin precedente en español. Se diferenciaba del verso libre jeneral moderno (Whitman, Claudel, etc.) en su arquitectura. Era libre, pero armonioso y arquitectural, con un ritmo de vuelo de pájaro o de mariposa que obedece a una ley como el canto mismo.

Mi norma era la imposibilidad del ripio, la evitación de lo superfluo, como en el vuelo auténtico o el baile verdadero, y siempre, como el baile y el vuelo, concentrado, retornador a un centro y con unidad absoluta de espacio y tiempo.

Inmediatamente después de mi Diario, 1916, este verso desnudo empieza a ser seguido en España (…) No hay más que ver la lírica española y americana anterior a mi Diario (Darío Unamuno, Lugones, Antonio Machado, Silva, Etc.) y la posterior (Juana de Ibarbourou, Salinas, Neruda, etc.) hasta este curioso estado actual, en que casi nadie escribe más que en este verso mío y, como en lo popular, sin darse cuenta de quién lo dejó en el aire y en la luz de España.

Juan Ramón Jiménez, 1942.

Esta entrada fue publicada en Citalogía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a # autoestima

  1. Autoestima en el buen sentido, supongo. O sea, nada de falsa modestia.

Los comentarios están cerrados.