Informes de lectura, de Roberto Bazlen

No recordaré su nombre cuando termine de escribir este post: de hecho, no lo recuerdo, letra por letra, mientras escribo este post… pero he aquí a fulano de tal, italiano, con el libro que le hicieron en Italia y que traducen, cómo no, en Argentina. Snobismos comunicantes.

Informes de lectura es exactamente eso: paraliteratura, correspondencia privada, flujo de salón de la palabra. Un editor, de suyo, no tiene ni puta idea de literatura, pero siempre conoce a alguien que sabe sustentar sus propias opiniones: un lector editorial. El lector editorial es como un Dios reflejado en un puto charco: no es Dios, pero se cree Dios los días soleados, cuando el charco parece la realidad. No decide, el puto lector, pero ay cuándo el editor (Dios) decide sobre su propia decisión, qué felicidad más tonta.

Entonces un lector editorial, manejándose entre manuscritos y ediciones originales de textos extranjeros, hace informes donde dice Sí/No a libros que, por lo demás, acabará publicando alguien o no publicando nadie y, en rigor, qué coño importa.

El lector editorial llamado fulano de tal, de Italia de tal, parece que era muy brillante, un genio quasi modo que; así que su editor creyó oportuno -esto lo he leído en el libro o me lo estoy inventando: tanto da- recuperar esos folios seguramente faxeados que recibió del lector editorial cimero y hacer un libro con su talento para el consejo.

En efecto, el tal Roberto es muy inteligente, culto y leído: leído en tres o cuatro idiomas. Su análisis de El hombre sin atributos es lo mejor que tiene, y por eso lo ponen lo primero de todo. Luego pasa que los libros de los que habla no los conoce nadie, y se nos queda un poco coja la inteligencia, pues sopesamos su juicio sobre la mismísima puta nada. Pero tiene arranques jugosos: “hay que leer para creer el artículo de Camus sobre Wilde, de una banalidad plebeya verdaderamente repugnante. (…) De Neruda no esperaba mucho, pero me ofendió más de lo que esperaba. Pero Lorca (…) ¿notaste esa falta de una forma íntima grande e inflexible, esa imbecilidad y ese bovarismo debajo de la poesía()?

Luego pasa que este tal de Italia es muy snob; sus informes están literalmente apedreados de vocablos en francés, alemán e inglés (la edición argentina traduce entre corchtes los que considera demasiado elevados): “su intolerancia prefabricada por la flaechenhafte [chata] (antes te hablé de Raum) educación de los colleges y de la cultcher…”

De Informes de lectura, de Roberto Bazlen, editado por La bestia equilátera, se tiraron 1500 ejemplares.

1500. Echen cuentas.

vía Blumm

Esta entrada fue publicada en Ensayo, Rareza y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Informes de lectura, de Roberto Bazlen

  1. Alan Bastard dijo:

    Seymour Menton? “El cuento hispanoamericano”? No parece que la cosa pinte muy bien, no?

Los comentarios están cerrados.