El cuento hispanoamericano, de Seymour Menton

Las antologías de cuentos no son antologías de cuentos sino la antología pormenorizada de un gusto personal. En este caso, el de un yanki. Que un yanki hiciera en 1964 una recopilación de cuentos hispanoamericanos que aún hoy se vende por miles cada año -al parecer, porque en algunos sitios es manual de cole- es lo suyo. Los americanos USA están para decirnos lo que valemos.

Empieza Seymour con -claro- Matadero, de Esteban Echevarría, un argentino, y acaba con otro que no sé quién es ni su nombre recuerdo pero que seguramente también es argentino. La literatura sudamericana la enfila y enraíla esa gente.

Hay una breve introducción, y luego los cuentos, por periodos, y luego un “comentario” de Seymour, diciendo lo que valen los cuentos. Algunos no valen una mierda. Pero aún así han pasado a la historia: eso es el éxito.

Seymour, comentando, es bastante jugoso, aunque su español a veces patina, porque digo yo que lo habrá escrito en español, el comentario. Con todo, hay cosas muy bien vistas:

Ya en esta primera obra maestra de la literatura argentina se nota un rasgo que va a marcar la historia y la literatura de ese país: su carácter antipopular. El literato argentino no se identifica con el pueblo como sus colegas mexicanos, por ejemplo. Es más, se horroriza ante la chusma y pelea contra los dictadores Rosas y Perón, quienes derivan su poder del propio pueblo.

Estos son los autores compilados: Esteban Echevarría, Manuel Payno, José Victorino Lastarria, José López Portillo y Rojas, Tomás Carrasquilla, Manuel González Zeledón, Javier de Viana, Baldomero Lillo, Augusto D’Halmar, Manuel Gutiérez Nájera, Rubén Darío, Rafael Arévalo Martínez, Ricardo Jaimes Freyre, Horacio Quiroga, Martín Luis Guzmán, Jorge Ferretis, José Revueltas, Joaquín Gallegos Lara, Demetrio Aguilera Malta, Enrique Gil Gilbert, Salvador Salazar Arrué, Víctor Cáceres Lara, Juan Bosch, Manuel Rojas, Jorge Luis Borges, María Luisa Bombal, Ramón Ferreira, Rogelio Sinán, Juan Rulfo, Asturo Uslar Pietri, Juan José Arreola, Eduardo Mallea, Juan Carlos Onetti, Lino Novás Calvo, Augusto Roa Bastos, Pedro Juan Soto, Enrique Congrains Martín, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Humberto Arenal, Álvaro Menéndez Leal, José Agustín, Luis Britto García, Luisa Valenzuela, Ana Lydia Vega, Emiliano Pérez Cruz, Luis López Nieves, Gloria Guardia, Justo Arroyo y Jorge Ninapayta de la Rosa.

Si no veo mal, de domingo, faltan: Felisberto Hernández, Alejo Carpentier, Virgilio Piñera, Rodolfo Walsh (Esa mujer), Julio Ramón Ribeyro. ¡Casi nada! Una antología sin ausencias notables es lo que hace que la respetemos.

Al final, la cosa se desdibuja. Teóricamente el asunto llega hasta el año 2002, pero no esperen ver aquí a Bolaño o a Marcelo Birmajer, porque están otros, como puede verse en las negritas y no, a día de hoy, en librería alguna.

Sin embargo, entre los no conocidos de los periodos antológicos, algunos nombres nuevos que quizá habría que revisar: Javier de Viana y, particularmente, Álvaro Menéndez Leal, aka Menén Desleal, cuyo relato Fire and ice aguanta bastante bien su propio delirio tipográfico: búsquenlo, es gratis.

Esta entrada fue publicada en Años 60, Cuento. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El cuento hispanoamericano, de Seymour Menton

  1. Alan Bastard dijo:

    Ah, pues bien.

  2. Alan Bastard dijo:

    Pero el “Fire and Ice” no lo encuentro.

  3. Mr. Toomey dijo:

    Pues no estando excesivamente versado en cuentistas argentinos, digo suramericanos, echo en falta al soberbio Rubem Fonseca, de quien recuerdo haber leído una antología muy jugosa hace unos cuantos lustros.

Los comentarios están cerrados.