vs: Pavese/Ayesta

El dulce de guinda brillaba rojísimo entre las avispas amarillas y negras y el viento removía las ramas de los robles y las machas del sol corrían sobre el musgo, sobre la hierba suave y húmeda y sobre la cara de los invitados y de las Mujeres y los Hombres, que estaban fumando y riéndose todos a un tiempo. Y brillaban también las copas azules para el Marie Brizard y los cubiertos de postre. Y los lunares de luz -los grandes persiguiendo a los pequeños- corrían sobre el mantel lleno de manchas moradas de vino y migas. Y por las tardes había corrida y los hombres tenían la cara y las mejillas y las narices brillantes. Y también brillaba el café, tan negro con cenizas de puro rodeando la taza. Y los hombres se reían de medio lado porque tenían un puro en la boca y hablaban y se reían como los viejos sin dientes, sacando la punta de la lengua llena de saliva y todo entre una nube azulada de humo.

Helena o el mar del verano, Julián Ayesta, 1952

En aquellos tiempos siempre era fiesta. Bastaba salir de casa y atravesar la calle para volvernos locas, y todo era tan bonito, especialmente de noche, cuando al regresar, muertas de cansancio, esperábamos que aún sucediese algo, que estallase un incendio, que naciera un niño, o quizá que llegara el día antes de lo debido para que la gente pudiera salir a la calle y continuar andando, andando hacia los prados, hasta más allá de las colinas.

El bello verano, Cesare Pavese, 1949

Esta entrada fue publicada en vs. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a vs: Pavese/Ayesta

  1. F dijo:

    Queremos un veredicto!! 👍 O 👎?

  2. José Martínez Ros dijo:

    Pavese

  3. A dijo:

    Ayesta. Y, y, y, y. ❤

  4. Ego estratosferico dijo:

    Pavese de calle ¿no?

  5. Prefiero a Pavese también, el tono es totalmente distinto: descriptivo-figurativo en Ayesta, psicológico-evocador en Pavese. Pero bien, Ayesta.

    • Juan dijo:

      En realidad no buscaba una competición con este post, sino airear mi sospecha de que quizá -quizá- Ayesta leyó demasiado cerca El bello verano antes de escribir su Helena o el mar del verano (similitud de los títulos al margen).

  6. Urraco dijo:

    Pavesta!!

  7. Citizano Banano dijo:

    Otra reverenda mierda debe de ser lo de “Tricot”, según cuenta el Tongoy. Que por cierto te pone de vuelta y media en su último post.

  8. Pavese, sin duda. Ayesta abunda en colorismos, abunda en brochazos grossos, abunda en embadurnamientos impresionistas que no impresionan ni siquiera a la ebriedad. Pavese te agarra de la nariz y te lleva a la cosa misma: Ayeste te agarra de la nariz para llenártela de colorines.
    No obstante, ninguno de los dos es grande.
    Qué te parece Umbral, Juan. Creo que es un grande, un difunto que vive. Su prosa es en ocasiones (no se puede ser sublime todo el rato y él lo sabía y lo cobraba bien) de lo mejor que se ha escrito en este pais o paisito de mierda.
    Por cierto, acabo de leer la Intemperie de Carrasco. Comparto tu buena/mala critica. El libro es Ferloso cazando ratas de Delibes con un tirador de gomas de caucho en esos páramos de Dios Padre. Costumbrismo casticista, un burro aparejado, el cabrero con halitosis, pana y un poco de caspa, y mucho diccionario editado por la Junta de Extremadura. Carrasco es ya el mejor escritor extremeño de los ultimos dos años.
    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.